El nuevo Plan de Adicciones de Zaragoza prestará especial atención al juego y las tecnologías

Junto a las pantallas, el tabaco, el alcohol y el cannabis siguen mantienen su consumo

El Ayuntamiento de Zaragoza ha iniciado un ambicioso proceso para elaborar un Plan de Adicciones que actualice las medidas de prevención y atención de los consumos de riesgo, de acuerdo a las tendencias observadas en los últimos tiempos, y marque las prioridades a seguir durante los próximos años en las políticas municipales relacionadas con este ámbito. El primer y único documento de este tipo aprobado por el consistorio hasta la fecha es el Plan de Drogodependencias y otras Adicciones del año 2007-2010.

Para ello, el Centro Municipal de Atención y Prevención de las Adicciones, encuadrado en el Área de Acción Social y Familia, ha promovido este miércoles una primera sesión de trabajo con la participación de profesionales, expertos, instituciones y entidades sociales, que durante las próximas semanas profundizarán en reuniones más específicas. A la espera de las conclusiones que se extraigan de este proceso, el consejero Ángel Lorén y la directora del Cmapa, Irene Belloc, han avanzado algunas novedades que el Ayuntamiento de Zaragoza considera relevantes en el diseño del Plan. Entre ellas, se priorizarán las líneas de intervención relacionadas con el juego online y las apuestas deportivas, como adicciones al alza con importantes afecciones, especialmente entre la juventud. Para ello, el Presupuesto municipal de 2021 ya se ha dotado con una nueva partida de 40.000 euros.

“Este observatorio municipal va a ser una herramienta para conocer las necesidades de los ciudadanos y poder general las soluciones de forma preventiva, no solo al final cuando se produce el problema. Es verdad que las tecnologías y las pantallas nos ofrecen unas condiciones de uso que no siempre los ciudadanos tenemos la formación necesaria para enfrentarnos a ellas. Por ello, esas pantallas deben estar al servicio de los ciudadanos y nos los ciudadanos al servicio de las pantallas y los programas informáticos”, ha asegurado Lorén. En este sentido, alguna de las nuevas adicciones que podrían empezar a estudiarse serían las criptomonedas que, tal y como ha apuntado Belloc, “por ahora, no son jóvenes y lo cierto es que suelen ser chicos y chicas que ya tienen otro tipo de problemática”.

Además, entre otros de los objetivos está seguir potenciando metodologías preventivas eficaces en torno al uso compulsivo de las nuevas tecnologías, explorando formas de llegar a los jóvenes en sus momentos de ocio, la creación de un programa que trabaje con adolescentes y nuevos consumos, una realidad que preocupa a un creciente número de familias, la creación de un observatorio municipal de las adicciones que permita conocer y actualizar con mayor precisión los datos a nivel local, ya que la mayoría de encuestas disponibles actualmente son de ámbito nacional o regional, o el impulso del trabajo transversal con las diversas áreas del Ayuntamiento para que la prevención de adicciones adquiera un carácter global en la planificación de las políticas municipales. Como ejemplos a seguir, se cuenta ya con la estrecha colaboración del Servicio de Juventud o la reciente ordenanza ‘anti-botellón’.

Los datos arrojan preocupación por el abuso de las pantallas y el juego online en la adolescencia 

El Cmapa ha desarrollado una intensa actividad desde el inicio de la pandemia. Durante los nueve meses de 2020 en los este centro pudo prestar atención presencial, después de permanecer cerrado durante los meses de confinamiento, y han recibido tratamiento 950 personas, de las que 545 son nuevos usuarios. Esto supone un volumen de demanda de 105 usuarios al mes, un 14% más respecto a 2019, cuando se atendió a una media de 92 personas por mes.

“Es verdad que durante el confinamiento ha habido muchos chicos y chicas que han tenido que trabajar obligatoriamente con las pantallas y ordenadores en sus casas y eso ha determinado que en esas horas de uso hayan hecho deslizamientos hacia otras páginas que no son exclusivamente las escolares. Eso ha generado, sobre todo, demandas de información de padres”, ha explicado la directora de Cmapa, Irene Belloc.

El alcohol, con sus problemas asociados, sigue destacando como principal motivo de los casos atendidos (un 30% del total), y se ha observado una tendencia ascendente durante la pandemia. La media mensual era de 26 atenciones por alcohol en 2019 y subió hasta 32 al mes en 2020. El segundo lugar lo ocupa el cannabis (20% de las atenciones), que también ha crecido hasta las 22 atenciones por mes, 3 más que en 2019. Muy de cerca, y con una preocupante tendencia al alza, se sitúan las denominadas adicciones comportamentales, con 21 atenciones mensuales. Son dos más que en 2019, y un 33% más que hace cinco años.

En este último apartado preocupa especialmente el incremento de casos de adolescentes y jóvenes cuyas familias solicitan ayuda debido a problemas con el abuso compulsivo de pantallas como móviles, redes sociales o videojuegos y las adicciones al juego online. Las familias alertan sobre los problemas que este tipo de adicciones genera de forma frecuente: pérdida de autocontrol, no aceptación de las normas y cambios en la conducta que llegan a provocar enfados e ira. Por otro lado, la tendencia es estable en cocaína y descendente en opiáceos y estimulantes anfetamínicos.

Las encuestas confirmar la propagación del juego online en la juventud 

El aumento de adicciones al juego online y al abuso de las tecnologías en la juventud es una tendencia a nivel nacional, tal y como reflejan los principales estudios demográficos dedicados a este ámbito, Edades y Estudes. Según estos, el 25,5% de los estudiantes de 14 a 18 años manifiesta haber jugado dinero de manera online o presencial en los últimos 12 meses y un 7,4% lo hace en ambas modalidades. La tendencia global es ascendente desde el año 2014.

En la población general de 15 a 64 años, el porcentaje es del 6,7%, el doble que hace un año. Sin embargo, se aprecia una carencia en las políticas de prevención en el ámbito educativo, que el Ayuntamiento de Zaragoza ya ha comenzado a afrontar con iniciativas como el programa TRAZOS, dirigido a escolares de 5º y 6º de Primaria.

En España, mientras que en torno al 75% de los adolescentes afirman haber recibido formación en sus centros educativos sobre los problemas asociados al consumo de drogas legales y sobre el mal uso de las tecnologías, tan solo el 38,8% de los estudiantes manifiestan haber sido informados de los efectos y los problemas asociados al juego online y a las apuestas.

En cuanto a las adicciones a las tecnologías, los estudios alertan de la prevalencia de un posible uso compulsivo de internet en un 20% de los estudiantes de 14 a 18 años, y un 6,1% presentaría un posible trastorno por uso de videojuegos.

No bajan los consumos de alcohol, tabaco y cannabis 

Según la última encuesta Estudes, los jóvenes aragoneses se inician en el consumo de alcohol a los 13,6 años de edad. La tendencia es al alza entre las chicas, que superan a los chicos ante la pregunta de si se han emborrachado en el último mes. Seis de cada 10 estudiantes de 14-18 años admite haber hecho botellón en el último año.

Se ha incrementado el porcentaje de quienes han fumado tabaco alguna vez en la vida, un 46,1%, frente al 42,6% en 2016. Aumenta el consumo diario, que ha pasado del 11,4% al 13,4%. La edad media de inicio se sitúa en los 13,9 años. El consumo en el último mes es ligeramente superior entre las chicas.

El consumo de cannabis también ha aumentado: el 34,9% de los jóvenes lo ha consumido en alguna ocasión (30,7% en 2016) y el 18,8% en los últimos 30 días (17,9% en 2016). Su consumo se encuentra más extendido en los chicos.

Print Friendly, PDF & Email