El robo de un autobús escolar para irse a un burdel agota la paciencia de los vecinos de Alcorisa

Devolvieron el autobús cuando regresaron del club de alterne

Tras una larga sucesión de actos vandálicos y hurtos en Alcorisa, el robo de un autobús escolar de la empresa Hife para irse a un puticlub ha agotado la paciencia de los vecinos del pueblo. Allí llevan alrededor de un mes sufriendo gran cantidad de fechorías de todo tipo, desde el robo de unas chucherías hasta el destrozo de vehículos en cocheras particulares, siempre por la noche cuando todavía estaba vigente el toque de queda a partir de las 23 horas.

Fue el pasado fin de semana de madrugada en el polígono industrial de la localidad, donde había dos autobuses escolares aparcados, cuando rompieron la puerta de uno de ellos para poder acceder al interior y ponerlo en marcha. Una vez arrancó el motor, los responsables se fueron hasta un club de alterne a la salida de Alcorisa, no más lejos de un kilómetro. Después devolvieron el vehículo al lugar donde se encontraba, solo que “lo dejaron cruzado en medio de la calle en vez de bien aparcado”, según ha explicado el alcalde del municipio, Miguel Iranzo. “No es fácil poner en marcha sin llaves un vehículo de estas dimensiones”, ha señalado.

Además, el alcalde ha añadido que esto ya es “un robo que se sale de lo normal”. Hasta ahora, los hechos han consistido en llevarse chucherías de una tienda, bebidas del polideportivo, dinero de la ermita del Calvario, entrar al campo de fútbol, huertos y cocheras privadas para provocar daños en inmuebles y vehículos, entre otros. “Lo curioso”, ha dicho Iranzo, “es que no se llevan nada. Simplemente entran, rompen cosas, trastean, pero no se llevan nada”, a lo que ha añadido que “parece que les guste distraerse rompiendo cosas, antes los coches y ahora un autobús”.

El alcalde de Alcorisa ha mantenido una reunión con el capitán de la Guardia Civil esta mañana en la que le ha transmitido su preocupación ante estos actos delictivos. Las medidas tomadas para evitar que sigan asolando a la localidad consisten en reforzar la seguridad, ampliar el dispositivo nocturno y, por parte del Ayuntamiento, poner cámaras en los edificios municipales en los que no había, cuyas imágenes pasarán a manos de la Benemérita. Desde la Guardia Civil “piensan que pronto podrán detener a los autores de estos hechos”, ha contado Miguel Iranzo.

En cuanto a los responsables, el alcalde ha apuntado que no sabe si puede tratarse de gente joven o adulta, pero que imagina “que será alguien cercano al pueblo o incluso de aquí, deben de ser siempre los mismos”, ha sentenciado.

Desde el Ayuntamiento han mandado un mensaje de tranquilidad a los vecinos de Alcorisa y han pedido que si vuelve a suceder algo así, “no solo quede en un comentario, sino que lo denuncien para poder investigarlo”. Esta oleada de actos vandálicos es algo que, según Miguel Iranzo, “no lo recuerdo nunca, en la vida”.

Print Friendly, PDF & Email