El 96% de los docentes aragoneses sienten una carga emocional extra durante este curso académico

Desde CSIF han puesto siempre el foco en el bienestar docente con cursos sobre manejo del estrés, autocuidados o gestión de conflictos

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha presentado este martes los resultados de un estudio interno sobre el estrés emocional de los docentes durante el curso 2020-2021. Las cerca de 500 encuestas realizadas demuestran que siete de cada diez profesores aragoneses sienten abandono por parte de la Administración. El 96% de los docentes consideran que están teniendo una carga emocional añadida respecto a cursos anteriores. Además, el 69% asegura no sentirse arropado por el departamento de Educación frente a este tipo de situaciones, mientras que otro 24% cree que el trato recibido ha sido igualmente negativo que otros años.

“La pandemia ha provocado que el personal docente de nuestra Comunidad haga mayores esfuerzos y lleve a cabo más trabajo que en una situación normal, además de tener que seguir ejerciendo su labor fuera del horario lectivo”, ha manifestado la responsable de Educación de CSIF Aragón, Mónica de Cristóbal. Asimismo, ha denunciado la gran carga burocrática a la que han tenido que enfrentarse, sin dejar de lado la incertidumbre generada por el proceso de vacunación, las cambiantes medidas de seguridad o los problemas derivados del temporal Filomena.

La encuesta descubre también que en torno al 41% del profesorado piensa que el alumnado muestra comportamientos y actitudes disruptivas en el aula, entendiéndose como tales aquellas conductas de los alumnos que rompen el transcurso habitual de la clase. Por otro lado, el 14% afirma haberse sentido agredido, presionado, amenazado o tensionado verbalmente por parte de las familias y de los propios alumnos. Por este motivo, de Cristóbal ha querido agradecer al personal docente “toda la profesionalidad y el esfuerzo titánico desplegado durante este curso, uno de los más complicados de nuestras carreras profesionales”.

Situación académica 

En lo relativo a la situación académica, en torno al 44% del profesorado asegura que sus estudiantes muestran más desinterés, despreocupación y desmotivación por sus resultados, notas y evaluaciones. Mientras tanto, el 60% de los docentes no han notado mayor presión para desarrollar sus contenidos, pero el 36% no duda en que sí ha existido una presión adicional. “Esta presión extra se debe a que la pandemia ha favorecido que las familias puedan mantener un estrecho contacto telemático -sobre todo vía correo electrónico- con los docentes. Antes esto no ocurría porque las tutorías siempre eran presenciales, lo que requería de mayor tiempo y más procedimientos”, ha aclarado la responsable.

Por su parte, la responsable de Educación de CSIF en Zaragoza, Sandra Lipe, ha resaltado que han tenido que organizar espacios para impartir conferencias web y talleres online con el objetivo de dar solución a la denominada “fatiga pandémica” de los profesores. “Hemos tenido que adaptar todo lo que ha ido surgiendo para facilitar y aligerar la duplicidad de trabajo y clarificar las directrices proporcionadas por el Ministerio, que han destrozado la autoridad docente en la clase”, ha recalcado.

Desde CSIF han puesto siempre el foco en el bienestar docente con cursos sobre manejo del estrés, autocuidados o gestión de conflictos, entre otras cosas. “Hay que reflexionar profundamente y hacer una ley educativa de consenso con agentes educativos, no políticos. Continuaremos ofreciendo apoyo a los docentes, exigiendo el reconocimiento de su trabajo y de su implicación”, ha concluido de Cristóbal.

Print Friendly, PDF & Email