“El Rey del Cachopo”, acusado de matar y descuartizar a su novia, se enfrenta a 26 años de prisión

César Román había huido a Zaragoza tras, presuntamente, matar y descuartizar a su pareja

Este lunes comienza el largo juicio a César Román, conocido como “El Rey del Cachopo” en la Audiencia Provincial de Madrid que durará 16 días y que puede meterle a la cárcel 26 años por, según la acusación particular y la Fiscalía, asesinar y descuartizar a su novia, Heidi Paz, en 2018. “El Rey del Cachopo”, una vez que se encontró el cadáver de su expareja, huyó a Zaragoza donde cambió de aspecto y empezó a trabajar de cocinero en un restaurante de la calle Italia en Zaragoza. Unos meses más tarde, el acusado fue descubierto por la dueña del restaurante tras ver en la televisión una fotografía del “Rey del Cachopo” y sospechar del parecido que tenía con su cocinero.

César Román empezó a hacerse conocido en 2016 cuando abrió un restaurante en Madrid donde se servían cachopos, por el que empezó a recibir ese apodo. Cuando intentó expandir su negocio abriendo franquicias, fue pidiendo dinero hasta contraer deudas con varios socios.

La Fiscalía Provincial de Madrid pide para Román quince años de prisión por el asesinato de Heidi Paz, una joven de 25 años de nacionalidad hondureña con la que había mantenido durante cuatro meses una relación sentimental, cuyo cadáver apareció descuartizado. La acusación particular, ejercida por la familia de la joven pide para el empresario hostelero madrileño 26 años de prisión por asesinato.

El escrito de acusación de la Fiscalía señala que César Román y Heidi Paz se conocieron a principios del mes de abril de 2018 cuando ella empezó a trabajar en la sidrería que Román regentaba en Madrid y que, a los pocos días de conocerse, iniciaron la relación sentimental que los llevó a vivir juntos en un domicilio de la capital. En el mes de junio, cuando Heidi comenzó a dudar de su relación con César y decidió dejarle con una nota “para pensar sobre la relación que ambos mantenían”. Más tarde, sobre las 5.52 horas del 5 de agosto de 2018, Heidi llamó por teléfono a César y se dirigió a casa del acusado. En el domicilio, según defiende la Fiscalía, “movido por el hecho de ser, Heidi Paz, mujer y no aceptar que ella quisiera distanciarse de él, con la intención de quitarle la vida, o al menos, representándose dicho resultado, le causó la muerte”.

El escrito ha continuado afirmado que, para evitar que se descubriera el cadáver, César Román, “seccionó y separó el cuerpo, la cabeza y los miembros superiores e inferiores, y se deshizo de ellos sin que se haya podido determinar la forma en la que lo hizo”. Después, metió el tronco de la mujer “en una bolsa de plástico negra y la introdujo en una maleta”, pidió un taxi y se dirigió a un polígono industrial de Madrid donde roció con sosa caústica los restos de su expareja. También le cortó los senos y, con otros enseres personas, los intentó quemar.

Ese mismo día, tras enterarse de que se había encontrado el cuerpo de su expareja, huyó a Zaragoza donde comenzó a trabajar con una nueva identidad como cocinero en un restaurante de la calle de Italia en el barrio de las Delicias.

El 16 de noviembre de 2018, la propietaria del restaurante donde trabajaba César Román, vio en un programa de televisión que el rostro del presunto asesino era muy parecido al de su cocinero, llamando a la Policía y deteniéndole más tarde.

Print Friendly, PDF & Email