Real Zaragoza y Espanyol firman un satisfactorio empate que deja contentos a ambos (0-0)

El Real Zaragoza termina el partido a cuatro del descenso. Foto: Real Zaragoza

El Real Zaragoza y el Espanyol se marcharon contentos de La Romareda tras el empate a cero cosechado en el estadio municipal. Los maños se acercaban un poquito más a la salvación, que quedaba a cuatro puntos de margen al finalizar el encuentro, y el Espanyol podía celebrar el ansiado ascenso a Primera.

Acometía el trascendental partido el Real Zaragoza con Cristian en portería. En el centro de la defensa, la dupla compuesta por Peybernes y Jair. El lateral derecho era para Vigaray, y Nieto se asentaba en el izquierdo. JIM salía con línea de cuatro, con Bermejo, Eguaras, Zapater y Adrián. En punta, Narváez e Iván Azón. El Espanyol tenía caras conocidas del Real Zaragoza como Puado o Cabrera en el once inicial. Embarba o Diego López eran dos de sus figuras también destacadas, sin olvidar al gran ausente, Raúl de Tomás.

Se palpaba el respeto entre ambos conjuntos desde el comienzo del partido. Poca cosa, a excepción de un disparo de Narváez en el minuto 6. Era a partir del minuto 10 cuando despertaba el Espanyol, aunque sin peligro serio sobre la portería de Cristian. En el 13, Bermejo se llevaba la pelota, Adrián disparaba tras su pase y Diego López lograba rechazar y atrapar antes de que Azón rematase en el área pequeña.

Contra todo pronóstico, el Espanyol estaba nervioso y fallaba seriamente en la salida de balón. Un mal pase de Diego López y otros dos de David López casi le cuestan un disgusto, pero los maños no atinaban a la hora de meterla dentro de la portería. Ahora bien, Darder protagonizaba una gran jugada individual y casi se cuela el balón tras un disparo lejano en la portería de Cristian.

Después de la pausa para hidratación, llegaban las complicaciones. Cristian fallaba al no atrapar un centro visitante y el balón se paseaba entre jugadores de ambos equipos. El VAR, incluso, revisaba una posible mano de Peybernes, pero se decretaba el “sigan, sigan”. En la contra de un disparo de Embarba, Azón dejaba sentado a Óscar y casi anotaba el primero. Después era Adrián el que probaba a Diego López, que se comprometía para enviar a córner.

Paradón de Cristian antes de llegar al descanso a una falta directa del Espanyol, y así se llegaba al descanso. El Real Zaragoza, en muchas fases del partido, había sido mejor que el Espanyol. A los catalanes les valía el empate, pero los maños tenían que vencer para dejar atada la permanencia.

Cordial segunda parte

El segundo asalto comenzaba con las mismas fuerzas equilibradas que se vieron en la primera mitad. Un balón al área pequeña terminaba en córner, y en la segunda jugada tras botarlo, Eguaras lanzaba un zapatazo que casi se cuela en la portería de Diego López. Se alcanzaba el minuto 65 con un Real Zaragoza que plantaba cara de forma sensacional.

Francho e Igbekeme saltaban al terreno de juego en detrimento de Zapater y Adrián. Esta vez, a falta de 22 minutos, era un exzaragocista el que daba el susto. Javi Puado se iba perfectamente de Peybernes y el disparo lo repelía Cristian. De nuevo hacía lo propio Darder, que tras una gran jugada, ponía un mal centro que terminaba en las manos del arquero.

Los diez minutos finales fueron de mero trámite. El Espanyol y el Real Zaragoza firmaban las tablas para lograr un empate que, en la práctica, valía a ambos. Unos para ascender y otros para acercarse un poco más a salvar la categoría. Los maños veían como terminaba el choque cuatro puntos por encima del descenso a la espera de que los resultados, a diferencia de la jornada pasada, acompañasen.

Print Friendly, PDF & Email