Opel y los sindicatos firman el ERTE de 50 días para los trabajadores de producción

La mayoría del Comité de Empresa, formada por CCOO, UGT, OSTA y CCP (la antigua Acumagme), ha suscrito el acuerdo

La Dirección de Opel y los sindicatos han firmado este viernes el Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) para los 5.000 trabajadores dedicados a la producción de vehículos. Ambas partes han llegado a un acuerdo que incluye el complemento salarial al 80% de los salarios durante los 50 días que el personal no trabaje, con un máximo de 80 jornadas.

La mayoría del Comité de Empresa, formada por CCOO, UGT, OSTA y CCP (la antigua Acumagme), ha suscrito el acuerdo que han ido fraguando a lo largo de la semana. En concreto, la compañía ha transmitido que complementará hasta el 80% de los salarios mientras los trabajadores estén en ERTE, que no afectará a las pagas extra ni a las vacaciones. No en vano, la Dirección ya ha transmitido que tampoco podrá reanudar la actividad en la línea 2, dedicada al Corsa, durante el turno de noche del domingo ni los tres del lunes.

Serían unas condiciones muy similares al del ERTE de 650 trabajadores de oficinas que se acordó hace una semana, y prácticamente idénticas al del ajuste por fuerza mayor que se realizó el pasado año, al comienzo de la pandemia, y que no afectará a las pagas extra ni a las vacaciones. Como novedad, se ha incluido la posibilidad de que los empleados nacidos en 1959, 1960 y 1961 puedan elegir entre acogerse al ajuste laboral o aceptar otras medidas de flexibilización interna.

El presidente del Comité de Empresa, Rubén Alonso, se ha mostrado satisfecho de alcanzar este acuerdo, que ofrece seguridad a los trabajadores mientras se resuelve esta crisis de suministro de microchips. “Todo lo que sea con acuerdo y para minimizar las repercusiones para la plantilla, bienvenida sea. Ojalá no se tengan que agotar los 50 días y podamos volver a la normalidad lo antes posible”, ha expuesto.

Una valoración positiva que también comparten desde CCOO, ya que “reproduce” los acuerdos anteriores en la planta de Figueruelas. No obstante, el responsable de su Sección Sindical, José María Fernando, ha reconocido su preocupación al no ver una solución a corto plazo para esta crisis. “Se apostó por una estructura económica, con recursos estratégicos que se hicieran en Asia porque eran más rentables, y las autoridades políticas están viendo ahora que hay carencias de productos de valor estratégico. Estamos absolutamente a disposición de terceros países”, ha lamentado.

La empresa ha tenido que acogerse a esta medida tras agotar otras medidas recogidas en el convenio colectivo, con la bolsa de horas, que permite recuperar un máximo de 25 jornadas cuando la producción recupere su ritmo habitual. Por el momento, la planta de Opel mantiene una producción irregular, con la línea 2, encargada del Corsa, parada durante todos los turnos, funcionando solo la línea 1, que ensambla el Crossland X y el C3 Aircross.

Esta crisis ya ha dejado también otro ERTE en Figueruelas para 650 trabajadores de oficinas, compras, finanzas o postventas, mientras que la Dirección de Opel, ahora del grupo Stellantis, ya tuvo que cancelar el segundo turno de noche, lo que supuso que unos 300 empleados con contrato temporal o de obra perdieran su puesto de trabajo. Estos paros ya han supuesto que Figueruelas haya dejado de producir más de 40.000 vehículos, así como distintos ajustes laborales en gran parte de la industria auxiliar del automóvil.

Print Friendly, PDF & Email