La política aragonesa ensalza la palabra en el 20 aniversario del asesinato de Giménez Abad

La Aljafería ha acogido el acto central del XX aniversario del asesinato de Manuel Giménez Abad

Las Cortes de Aragón han acogido este jueves el homenaje a la figura de Manuel Giménez Abad, político aragonés asesinado por ETA en Zaragoza hace ahora dos décadas. Con un recuerdo a la palabra, y su fuerza por encima de la violencia, todas las fuerzas parlamentarias han recordado así la figura del que fuera líder del PP en Aragón en el momento de su asesinato.

Junto a los representantes parlamentarios, el homenaje ha contado con un nutrido grupo de asistentes representando al Gobierno de Aragón, el TSJA, el Justicia de Aragón y representantes de la fundación a la que Manuel Giménez Abad da nombre, entre ellos sus propios hijos. El primero en tomar la palabra ha sido el presidente de las Cortes, Javier Sada, quien ha citado al poeta Mario Benedetti con el verso “la palabra es tan libre que da pánico”.

“Manuel Giménez Abad no tenía miedo a usar la palabra, quienes sentían pánico de ella eran los terroristas que le quitaron la vida”, ha explicado Sada, convencido de que “cualquiera que conociera a Manolo recuerda qué estaba haciendo el domingo que nos partieron el alma en dos”.

Tres tiros por la espalda mientras acudía a La Romareda

Aquella tarde del 6 de mayo de 2001, Manuel Giménez Abad acudía como era habitual al estadio de La Romareda junto a su hijo Borja para ver un partido de fútbol del Real Zaragoza. A su paso por la calle Cortes de Aragón, un pistolero de la banda terrorista le disparó tres tiros por la espalda causando su muerte.

Al día siguiente, las Cortes de Aragón convocaron un Pleno extraordinario para recordar su figura, mientras en las calles de la capital aragonesa una multitudinaria manifestación congregaba a cientos de miles de personas. La consternación y la rabia por el cobarde crimen pudo sentirse con fuerza tanto dentro como fuera de los muros del Palacio de la Aljafería.

“ETA consiguió acabar con la vida de mi padre, pero no con sus valores y el respeto que la ciudadanía le tenía”, ha recordado su hijo, Manuel Giménez Larraz, ahora copresidente de la Fundación Manuel Giménez Abad y que también ha dedicado unas palabras a su padre durante el homenaje.

Lambán no desea “ni un instante de paz” en las vidas de los terroristas mientras no pidan perdón a sus víctimas

El presidente de Aragón, Javier Lambán, ha cerrado el homenaje de Giménez Abad con un mensaje hacia sus verdugos y los “epígonos” de la banda ya derrotada. Para el presidente, la política cuenta todavía con “secuelas” de la banda terrorista, que siguen “negándose al más mínimo ejercicio de autocrítica moral”.

Para ellos y los propios terroristas, el presidente ha defendido la legitimidad de no desear “ni un instante de paz” en sus vidas si no condenan la violencia pasada y piden perdón a las víctimas. Mientras la justicia espera para sus víctimas, Lambán ha defendido como “una obligación” luchar por “desmontar el relato” que a su juicio aún ahora los herederos de la banda armada intentan imponer para legitimar sus actos.

Precisamente la figura de Manuel Giménez Abad es la que Lambán ha citado como “mejor antídoto” para alcanzar esta verdad. Un político sobre el que el presidente ha destacado su compromiso con el autogobierno y su capacidad de dialogar con sus adversarios políticos.

Print Friendly, PDF & Email