El Alcoraz mimetiza su fachada posterior con el entorno natural del Cerro de San Jorge

Estadio El Alcoraz

Con el fin de obras previsto para finales de julio, el estadio de El Alcoraz de Huesca está cada día más cerca de completar su lavado de cara. Alrededor de 9.100 plazas para aficionados, esquinas cerradas, nuevos espacios y cubiertas para las gradas son algunos de los puntos importantes de la remodelación, pero uno de los siguientes pasos a tener en cuenta será el cambio total de la fachada posterior, que da al Cerro de San Jorge que, con el tiempo y gracias a una chapa de acero corten, quedará mimetizada con el entorno natural del estadio.

Actualmente los trabajos se están centrando en las cubiertas y en las zonas de servicios y accesos, todo a un ritmo “óptimo”, según el arquitecto de obra, Ignacio Lacarte, quien ha querido destacar el cambio en la fachada posterior. “Era la parte de atrás que nadie quería ver, donde el jardinero amontonaba la tierra”, y es por eso que “necesitaba un cambio total”.

Esta fachada no se va a dotar de una piel de acero como las otras tres, sino que se le va a poner una chapa minionda colocada en posición vertical, que tiene dos condicionantes: es microperforada y de acero corten. Esto le dará, con el tiempo, una oxidación natural, que hará que aparezcan tonos cromáticos irregulares en la chapa, “muy naturales y que quedarán en sintonía con las tonalidades de la flora del Cerro de San Jorge”, explica Lacarte. Los tonos verde oliva y marrones harán que la fachada quede mimetizada con el entorno natural. Además, se le dotará de una iluminación cálida.

Esta zona, que antes parecía irrelevante, ahora dará servicio a un “bar enorme”, y en la zona superior estarán los accesos a los palcos, un espacio que dará mucho juego comercialmente.

A pesar del buen ritmo de las obras, muchos han sido los retos a los que se ha tenido que enfrentar el arquitecto de la remodelación ya que, como explicaba el consejero delegado de la SD Huesca, “crear un estadio desde una estructura preexistente resulta extraordinariamente complicado”, y es por eso que ha querido felicitar a Lacarte por su trabajo. “El reto ha sido remodelar la instalación, que estaba muy precaria y con los hormigones desechos”, ha comentado Lacarte, que reconoce que las complicaciones surgen durante las diferentes etapas de la obra, ya que hay que compaginarlas con los servicios.

Además, el paso de la borrasca Filomena por Huesca hizo que el campo sufriese estragos, ya que llovió en exceso y posteriormente heló. Esto hizo que las obras quedasen paradas unos quince días, pero a pesar de ello, Lacarte ha declarado que está “plenamente satisfecho” con el trabajo realizado, y que las obras van a un “buen ritmo”.

El alcalde de Huesca, Luis Felipe, que ha visitado las obras en la mañana del jueves, ha querido felicitar al arquitecto y a la SD Huesca por la labor realizada, además de dar cuenta de que “estas obras son el resultado de una colaboración de todos”. Asimismo, ha recordado que el Ayuntamiento de Huesca ha invertido más de 1.200.000 euros en todo el entorno de El Alcoraz, y que, tras su aprobación en el pleno, se van a invertir 350.000 euros en la creación de un espacio deportivo en el Cerro de San Jorge. “La ciudad crece y se pone en valor con el deporte”, ha añadido.

Print Friendly, PDF & Email