Zaragoza, ciudad sin humo: todos los nuevos autobuses urbanos que se compren serán eléctricos

Actualmente la ciudad dispone de 4 buses de estas características y de 111 unidades híbridas

Todos los autobuses urbanos de Zaragoza que se compren a partir de ahora serán eléctricos. Hasta el momento solo circulan cuatro con estas características, pero el Ayuntamiento de Zaragoza tiene previsto renovar la flota con casi 70 nuevos entre este año y 2022, que, entre otros beneficios, reducirán la contaminación del tráfico de la ciudad.

En el próximo año y medio se incorporarán un total de 68, 51 de ellos serán de doce metros y 17, articulados. El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, ha destacado que a largo plazo supondrán un ahorro económico porque su mantenimiento es más sencillo y reducirán la polución viaria un 30% de aquí a 2030.

“Ya no volverá a haber autobuses que emitan humo contaminante para los zaragozanos. A partir de ahora damos un salto hacia delante y en nuestra ciudad también habrá autobuses limpios, más confortantes y que sitúan a Zaragoza en la movilidad del futuro”, ha resaltado.

Para llevar a cabo esta revolución eléctrica, en unas semanas comenzarán obras de adaptación en las cocheras municipales, en las que se invertirán doce millones de euros. Está previsto que los autobuses se recarguen eléctricamente cuando no estén de servicio por las noches.

En la presentación, el primer edil ha destacado que “esta es la medida más importante que se ha tomado en materia de Movilidad en los últimos diez años para que Zaragoza avance en un nuevo modelo de movilidad sostenible en la ciudad”. Se trata “del más importante proyecto de España, sólo precedido por Madrid, por su dimensión y por la velocidad de transformación de la flota”.

Un mantenimiento más sencillo

A largo plazo, esta incorporación supondrá un ahorro económico. Aunque los autobuses eléctricos tienen un precio inicial más alto que uno híbrido, su coste de operación es menor, ya que tienen un menor consumo de energía neta. Además, su mantenimiento es más sencillo. Se trata, además, de vehículos más cómodos y silenciosos.

Pero el aspecto más destacado es el de su sostenibilidad en el medio urbano, debido al drástico ahorro en la emisión de gases contaminantes. Sustituir cada autobús diésel por otro eléctrico supone un ahorro de 1.700 toneladas de CO2 emitidas a lo largo de su vida útil. Se calcula que, cuando toda la flota esté sustituida por vehículos eléctricos, Zaragoza ahorrará más de 621.000 toneladas de emisiones de CO2.

La incorporación, el pasado año, de 4 autobuses eléctricos a la red de autobuses urbanos de Zaragoza ha servido como “test definitivo” para confirmar la viabilidad de esta tecnología en nuestra ciudad, teniendo en cuenta además las mejoras previstas en los próximos años en cuanto a la capacidad de las baterías y su velocidad de carga.

El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, y la responsable de Movilidad, Natalia Chueca, han estrenado uno de los nuevos autobuses eléctricos

 

 

 

Print Friendly, PDF & Email