JIM sostiene que no puede haber “ni un ápice de relajación” ante un Lugo asfixiado

JIM se centra en sacar adelante la temporada cuanto antes. Foto: Real Zaragoza

Un viernes más el Real Zaragoza vuelve a saltar al terreno de juego para jugarse la continuidad en el fútbol profesional español. Este viernes será un Lugo completamente asfixiado el que recibe a los maños en el Anxo Carro, en un partido donde ambos se la juegan. El míster, Juan Ignacio Martínez, asegura que no puede haber “ni un ápice de relajación”, porque la batalla “será muy dura”.

Es el conjunto lucense el que puede decir adiós a la Segunda División casi de forma matemática si cae este viernes en casa. Y sería el Real Zaragoza quien, con un triunfo, dejaría la salvación prácticamente sentenciada. A pesar de todo, JIM sostiene que “no hay conformismo” y no se le pasa por la cabeza “eso de jugar al empate”.

Lo cierto es que los maños llevan jugando “mucho tiempo” partidos de similar perfil, y habitualmente han conseguido sacarlos adelante. Por ello, sería “un paso muy importante” para el equipo ganar en Lugo “después de todo el sufrimiento de la temporada”. Tras dos partidos sin conocer la victoria, supondría respirar de nuevo.

El técnico zaragocista ha ofrecido su análisis de lo que puede suceder dentro del verde del Anxo Carro. Dentro del partido “habrá muchos partidos”, y se trata de ser inteligente para llevarse esos duelos y aprovechar ocasiones de gol. Será fundamental también “minimizar errores y saber jugar con los estados anímicos, tanto del rival como los propios”.

Aquí es donde influirá seriamente el estado de ánimo de los lucenses. Al encontrarse en tan nefasta dinámica, con seis partidos seguidos perdidos y sin vencer desde principios de año. Al verse con el agua al cuello, pueden encontrar “otra motivación”, por lo que “no puede haber relajación. “Va a ser una batalla muy dura”, insistía.

La Romareda podría acoger público

JIM respondía acerca de una cuestión que tiene en vilo a todo el zaragocismo: la vuelta del público al estadio de La Romareda. En muchas ocasiones la ha tenido enfrente, y es conocedor de como aprieta, especialmente en las ocasiones importantes. “Espero que podamos sentir ese calor y esa energía y nos ayude en este final de temporada”, sentenciaba el míster.

Print Friendly, PDF & Email