Las obras de urbanización de los terrenos de BonÁrea en Épila acabarán en enero de 2022

En las obras de urbanización se han generado dos parcelas, abiertas a la implantación de nuevas empresas en la zona de El Sabinar.

La implantación de la plataforma agroalimentaria en Épila está prevista para el 15 de enero de 2022, fecha en la que se estima que acaben las obras de construcción y urbanización del terreno, cuya ejecución alcanza ya el 70%. Los trabajos comenzaron en enero de 2020, se dividen en dos lotes y su presupuesto supera los 16,4 millones de euros. Además de las obras de urbanización, se han generado dos parcelas, que suman un total de 17 hectáreas, abiertas a la implantación de nuevas empresas en la zona de El Sabinar. De hecho, se prevé que estén terminadas en este mes de junio y disponibles para aquellas empresas, especialmente las relacionadas con el sector agroalimentario, que quieran asentarse en ese terreno.

“La agroindustria, la transformación vinculada al sector primario, para el Gobierno de Aragón es una absoluta prioridad, es una de las palancas estratégicas que tenemos para generar empleo, para vertebrar el territorio y para conseguir cohesión social” ha señalado el consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda, José Luis Soro, este jueves en la visita a las obras de la plataforma. Además, le han acompañado el director general de Carreteras, Bizén Fuster; el gerente de Suelo y Vivienda de Aragón, Javier Albisu y el alcalde de Épila, Jesús Bazán.

Las obras son necesarias para «dotar a la zona de las redes de abastecimiento de agua y desagüe, las conexiones de telecomunicaciones, la construcción de balsas de almacenamiento de agua y laminación y la mejora de los accesos viarios y rotondas» ha resaltado Soro. Los trabajos de urbanización se están desarrollando en paralelo a las obras que ya está ejecutando BonÁrea para la implantación de la empresa.

El Plan de Interés General de Aragón para la implantación de una plataforma agroalimentaria en Épila comprende la actuación sobre una superficie de 241,9 hectáreas distribuidas en dos sectores, separados entre sí por la carretera A-1305. Las obras públicas licitadas por Suelo y Vivienda de Aragón se han distribuido en dos lotes.

Obras por lotes

“El lote dos está ya ejecutado al 78%” afirma Soro, mientras que el lote uno “está al 70% y esperamos que a principios del año que viene esté culminado”. El consejero ha señalado que están cumpliendo los plazos y que está finalizado el ramal de acceso desde la carretera A-1305 y prácticamente finalizadas las obras de las dos glorietas, a falta de la última capa de aglomerado. También está acabado, a falta de colocar la bomba, el nuevo pozo de captación de agua subterránea junto al existente en Polígono El Sabinar con una profundidad de 170 metros y la conducción subterránea desde dicho pozo hasta las balsas de almacenamiento de agua bruta, con una longitud de 2.150 metros.

En estos momentos se trabaja en la urbanización del sector dos mediante la ejecución de dos viales de 1.253 metros de longitud y los correspondientes servicios (abastecimiento de agua, saneamiento pluvial y fecal, telecomunicaciones, gas, electricidad, alumbrado) para la obtención de 165.799 metros cuadrados de parcela productiva y 5.232 metros cuadrados de uso terciario. Es en esta parcela de uso productivo, en la que podrán instalarse otras empresas, se gestionará entre el Gobierno de Aragón y el ayuntamiento de Épila. Soro ha explicado que “están abiertas a cualquier tipo de empresa, si bien lo más lógico es que tengan que ver con la agroalimentación”. Ahora solo faltan los trabajos de alumbrado, es decir, finalizar la colocación de las farolas, cablear e instalar los centros de transformación.

Igualmente, en este lote, se ha acometido el suministro de gas, con una longitud de total de 4.298 metros, la modificación de trazado de vía pecuaria en una longitud de unos 450 metros, el ajardinamiento y riego de unos 100.000 metros cuadrados de zonas verdes. La zona cuenta también con una balsa de laminación-infiltración para la gestión sostenible de las aguas pluviales del sector dos, con una superficie de 6.856 metros cuadrados y una capacidad de 4.667 metros cúbicos.

Por su parte, el lote uno incluye las infraestructuras generales de un emisario de aguas pluviales, con una longitud total de 9 kilómetros y que desagüará en el río Jalón; también lo hará, previa depuración en la propia planta de BonÁrea, un emisario de aguas residuales de 6 kilómetros. Además habrá una balsa de laminación-infiltración para la gestión de las aguas pluviales, sistemas de captación de agua y distribución a las balsas de almacenamiento; así como conducción subterránea de telecomunicaciones desde el casco urbano de Épila y revestimiento de un tramo de aproximadamente 1 km de la acequia de La Hermandad. Por último se realizarán movimientos de tierras en vía pecuaria, balsas o zonas verdes.

Print Friendly, PDF & Email