Mi hijo sufre alucinaciones, pero mi mujer no acepta que tiene un problema. Creo que es necesario que lo vea un especialista…

Las alucinaciones son un tema complejo ya que pueden deberse a una etapa concreta del desarrollo. En los niños, es importante distinguirlas, ya que muchas están relacionadas con diferentes problemas mentales que no son, necesariamente, de origen psicótico. Puede deberse a situaciones de duelo, dificultades adaptativas, estrés postraumático, trastornos de conducta, crisis de ansiedad u otros desórdenes afectivos.

A menudo, las alucinaciones infantiles no tienen gran importancia clínica porque obedecen a factores propios del desarrollo y no siempre se trata de cuadros patológicos agudos. Existen varias razones que pueden propiciarlas, como son los fenómenos relacionados con el sueño (pesadillas y terrores nocturnos), muy frecuentes en los niños. De igual manera, los pensamientos obsesivos, las ideas rumiativas e incluso una mente demasiado imaginativa y fantasiosa (amigos imaginarios) son otros de los factores que pueden conducir a la aparición de las mismas.

Mi consejo: Se debe prestar especial atención a estos fenómenos pues en ciertos casos sí puede tratarse de una patología psiquiátrica. Conviene acudir a vuestro médico para que haga la oportuna valoración y, en caso necesario, la derivación al especialista.

Print Friendly, PDF & Email