Los trabajadores de FerroAtlántica acusan a la empresa de inflar los costes de Monzón para justificar el ERE

Desde el Comité están convencidos de que FerroAtlántica “pretende crear una imagen negativa artificial de Monzón"

La Dirección de FerroAtlántica y el Comité de Empresa han mantenido una tercera reunión para negociar las condiciones del Expediente de Regulación de Empleo (ERE), que llegaría a afectar a 63 trabajadores de la planta de Monzón. Un encuentro que los sindicatos han calificado de “frustrante” el contenido del mismo, acusando a la compañía de sobredimensionar los costes de la fábrica.

A su juicio, FerroAtlántica, perteneciente a la matriz FerroGlobe, divide los gastos generales de “manera autónoma”, en vez de “repartirlos solidariamente entre el grupo”. “Si el barco que trae las materias primas atraca en Santander y después hay que llevarlas a Monzón, difícilmente tendremos unos costes más baratos que otras plantas, al revés, se encarecen”, han expuesto desde el Comité.

Igualmente, los sindicatos no entienden que la compañía afirme que en los próximos años “se va a encarecer la energía”, cuando “todo indica que al entrar las renovables se abaratará”. “Todos los analistas internacionales dicen que la demanda de acero va a subir en gran cantidad, y ello tirará de las ferroaleaciones. Los números serán mucho más positivos que sus previsiones”, han mantenido.

Por ello, desde el Comité están convencidos de que FerroAtlántica “pretende crear una imagen negativa artificial de Monzón, con el fin de justificar su memoria y su decisión de presentar un ERE”. “Nuestra demanda principal es un plan industrial que nos permita ser competitivos y tener un futuro industrial. Con la planta tal cual está actualmente fruto de la desinversión paulatina que se ha llevado interesadamente año tras año no podremos ser competitivos nunca”, han añadido.

Así, los trabajadores mantienen la convocatoria de huelga para el próximo jueves 29 de abril, fecha en la que tendrá lugar la próxima reunión entre ambas partes y que coincidirá también con una concentración en Madrid. “Va a ser el primer termómetro que va a tener la empresa para medirnos. Si fracasamos en eso, la empresa no nos tomara en serio y perderemos argumentos para defender los puestos de trabajo. Es imprescindible que la huelga sea un éxito”, han señalado desde el Comité de Empresa.

Print Friendly, PDF & Email