El primer año del Covid se cobra 400.000 empleos destruidos y 900.000 en ERTE

Hostelería y comercio son las actividades más afectadas por esta situación

La pandemia se ha cobrado 400.000 empleos destruidos cuando se cumple un año desde que estalló la crisis sanitaria que ha provocado el Covid-19, mientras que otros 900.000 permanecen en Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), según el ‘Avance del Mercado Laboral Asempleo-Afi’ publicado este lunes por ambas entidades.

El estudio pone de relieve que el mercado laboral sigue sufriendo los estragos causados por la Covid-19 un año después del comienzo de una crisis que está siendo “asimétrica por sector, siendo la hostelería y el comercio las actividades más afectadas”, aunque la destrucción de puestos de trabajo se ha contenido gracias a medidas como los ERTE.

Según recuerda el estudio, el mayor ajuste tuvo lugar en el segundo trimestre del pasado año, ya que “entre marzo y mayo, dejaron de trabajar más personas que durante toda la crisis de 2008-2013”.

No en vano, entre el 11 de marzo -el estado de alarma se declaró el día 14 de marzo- y el 30 de abril, 950.000 personas perdieron su empleo. En ese periodo de tiempo otros 3,4 millones de trabajadores pasaron a una situación de ERTE.

Para poner de relieve la importancia del ajuste los autores del estudio recuerdan que en la crisis financiera anterior el mercado laboral español tardó 5 años en destruir alrededor de 3,1 millones de empleos, y otros 7 años en recuperarlos.

El pasado mes de febrero había aún 1,3 millones de personas menos trabajando de manera efectiva en España respecto al mismo periodo del año pasado, que se desglosarían entre los 400.000 citados que han perdido su trabajo y 900.000 que continuarían en situación de ERTE.

Según el informe, el 80% de esa destrucción de empleo se ha concentrado en los tres sectores del comercio, hostelería y actividades de ocio y, paradójicamente, las provincias que más empleo han destruido son las que presentan un menor exceso de mortalidad durante los últimos 12 meses.

El estudio también pone de relieve que las bajas por incapacidad temporal provocadas por la Covid-19, se situaron en 1,25 millones en el caso de los contagios y en 2,5 millones en aquellas otras bajas vinculadas con aislamientos domiciliarios en el último año.

Para el presidente de Asempleo, Andreu Cruañas, el balance de los doce meses es “negativo y supone un nuevo retroceso en la superación de nuestros problemas de empleo”, aunque valora el “moderado” golpe “si se compara con la caída del PIB”.

El primer trimestre del 2021 ha sido igualmente negativo para el empleo, “aunque la actividad ha ido de menos a más, desde un enero muy flojo hasta un marzo más dinámico”, y confía que el segundo trimestre marque “la reanudación de la recuperación de la economía, gracias a la aceleración del ritmo de vacunación” y, con ella, del empleo.

Print Friendly, PDF & Email