Las palabras de Nájera y Vallejo emocionan en la celebración del Día de Aragón

El Palacio de la Aljafería ha acogido un año más la celebración del Día de San Jorge // Foto: Cortes de Aragón

Mucha emoción, recuerdos, homenajes, reivindicaciones y esperanza en el día de los aragoneses. La ternura desprendida por Emilia Nájera, primera persona en ser vacunada en Aragón, y el bonito y emotivo texto que ha irradiado de la figura de Irene Vallejo, Premio Aragón 2021 por su obra “El infinito en un junco”, no han dejado indiferente a nadie. A ello se han sumado las reflexiones reivindicativas por su tierra del presidente de Aragón, Javier Lambán, y el discurso esperanzador del presidente de las Cortes, Javier Sada. El Palacio de la Aljafería ha acogido un año más la celebración del Día de San Jorge, un acto marcado por la instalación de una placa conmemorativa en la fachada principal del Parlamento autonómico -dentro del patio de San Martín- en memoria de los fallecidos por la Covid y en señal de agradecimiento y reconocimiento a los servicios esenciales durante la pandemia.

El evento se ha iniciado con el izado de la bandera de Aragón en el patio de Santa Isabel, con varios integrantes de la familia del primer presidente de la Comunidad, Juan Antonio Bolea Foradada -fallecido a finales de febrero-, como testigos principales. De fondo ha sonado el himno compuesto por el turolense Antón García Abril, fallecido también en marzo de este año. A los gritos de “¡Viva Aragón!” se ha clausurado el levantamiento de la bandera.

La ternura de Nájera 

Sada ha proseguido la celebración con la entrega de la Medalla de las Cortes 2021 a Emilia Nájera como símbolo de ejemplaridad y comportamiento de las personas mayores de Aragón. “Se trata de un colectivo al que debemos toda la gratitud y respeto del mundo. Nos han dado una lección de vida”, ha manifestado. La primera vacunada en el territorio aragonés, visiblemente emocionada y con las manos temblorosas, ha reconocido sentirse “orgullosa” y “agradecida”. Ha querido aprovechar la ocasión para recordar a todas aquellas personas que “se han ido antes de que les correspondiera por culpa de la pandemia”. “Nos hemos sentido muy cuidados en todo este tiempo. Quiero decir que si la vida te enseña algo es que no hay que desanimarse, sino que hay que encarar las cosas como vienen. Nosotros hemos aprendido a ser felices con muy poco. Vivir consiste en luchar y mejorar, empezando por uno mismo. Muchas gracias por este reconocimiento”, ha expresado.

El presidente de las Cortes ha apuntado directamente a Nájera como el “rostro de la esperanza, del principio del fin, de la certidumbre de que la vacunación es la gran medida contra la Covid”. Además, ha hecho alusión a este colectivo como icono de “resistencia, sabiduría y experiencia”, y ha agradecido el esfuerzo realizado por todos los servicios esenciales que se han enfrentado en primera línea al virus.

Por otro lado, ha ensalzado la labor que se lleva a cabo en el Parlamento autonómico, “uno de los más activos de España como espacio de diálogo, encuentro y tradición de consenso”. En última instancia, ha marcado algunos objetivos que vienen desarrollando, tales como la creación de un plan de modernización que ha permitido pasar de la informatización a la digitalización, la apuesta por medidas medioambientales, el establecimiento de un plan de accesibilidad para cualquier tipo de discapacidad o la futura presentación de otro plan destinado a la adaptación de las visitas. “Esta es la casa de la palabra y de los ciudadanos, motivo por el que tenemos que seguir trabajando codo con codo”, ha concluido.

La emotividad de Vallejo 

Javier Lambán ha continuado con la entrega del Premio de Aragón 2021 a la escritora Irene Vallejo. La natural de Zaragoza, que no considera una casualidad que el Día de Aragón y el Día del Libro coincidan en la misma fecha, ha iniciado su discurso comentando que “me gustaría encontrar un diccionario que albergara mil formas posibles de expresar mi gratitud”. “Este honor será siempre una mano tendida y un impulso cuando me tiemble el pulso sobre el papel”, ha declarado.

Bajo el estandarte de aprender a hacer camino a través de la lectura, la autora del ensayo “El infinito en un junco” alaba todos los pequeños rincones de Aragón, “desde los Pirineos hasta la Comarca del Matarraña”, donde ha conocido de primera mano la “hospitalidad desbordante” de quienes aman los libros. Rememorando que la semilla inicial para escribir su obra surgió en la Aljafería, apuesta por la protección de la conversación común y el lenguaje, así como por el valor de la cultura aragonesa y las humanidades.

También se ha referido a hospitales y colegios como lugares esenciales durante la pandemia, además de mencionar a “nuestros mayores” como cobijo del “valioso tesoro de la experiencia”. “El futuro está todavía por escribir, está en manos de toda la sociedad”, ha enunciado.

Las reivindicaciones de Lambán 

Por su parte, el presidente del Gobierno de Aragón ha compartido su admiración por las personas mayores, “una generación acostumbrada al sacrificio”. “No saben lo difícil que fue el diabólico dilema surgido a la hora de elegir entre preservar sus vidas o que pudieran recibir el cariño y afecto de sus familias”, ha puntualizado. En este periodo, más de 3.400 aragoneses han perdido la vida. A pesar de las cifras y las diferentes situaciones atravesadas, Lambán cree que quienes han vivido esta catástrofe “estamos incapacitados para valorar su impacto o medir sus efectos”.

Tras deshacerse en elogios hacia Irene Vallejo y homenajear a Juan Antonio Bolea recordando la inteligencia, bonhomía y capacidad de pacto de un hombre al que “era imposible no querer”, ha calificado el Día de San Jorge como una fecha de celebración y reivindicaciones. “El Día de Aragón es también momento para reivindicar el talento desplegado en todas las actividades públicas y privadas aragonesas, en el mundo de la cultura pasada y presente”, ha comenzado.

En otro sentido, el presidente autonómico sopesa que el mayor problema para Aragón es que no recibe financiación suficiente para los servicios públicos y la preservación del territorio, lo que produce “irremediablemente” el abandono sustancial del medio rural. “La dificultad de la despoblación no llega ahora, sino que el verdadero problema radica en que está finalizando”, ha subrayado. “Tenemos que empezar a hablar de la necesidad de recuperar cada metro de nuestro territorio para poder generar riqueza, y para ello se requieren políticas concretas, no difusos planes estratégicos”, ha destacado dirigiéndose al Gobierno de España.

De cara al futuro más inmediato, Lambán considera que el federalismo es la mejor solución. “Todas las autonomías tenemos que acudir al rescate de España para sacarla del marasmo político como consecuencia del desastre de Cataluña y del ruido de la política madrileña. Para que a Aragón le vaya bien, le tiene que ir bien a la nación”, ha expuesto tajante.

Para el ejeano, el Día de Aragón es un gran momento de conjura. A su juicio, la Comunidad aragonesa se encuentra en mejor situación que muchas otras para superar la crisis pandémica. “Si confiamos en nosotros mismos, tenemos suficientes argumentos para que nuestro futuro se escriba en términos de éxito individual y colectivo”, ha concluido.

El acto de celebración se ha cerrado con los asistentes en pie para escuchar los himnos de Aragón y España. A las 21.00 horas se ha procedido a la iluminación de la fachada del Palacio de la Aljafería con los colores de las barras de Aragón.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies