Las Cortes solicitan estudiar la apertura de una UCI en el Hospital de Calatayud

La portavoz del PP en materia sanitaria, Ana Marín, considera la iniciativa “económicamente viable”

Los más de 56.000 usuarios que tienen como hospital referente el Ernest Lluch de Calatayud podrían disfrutar de un servicio de Urgencias con instalaciones actualizadas y de una Unidad de Cuidados Intensivos después de que las Cortes hayan pedido al Gobierno de Aragón un estudio para tal fin. En la Comisión de Sanidad celebrada este viernes se ha aprobado por unanimidad -a petición del PP- una Proposición no de Ley transaccionada con una enmienda de PSOE, Podemos, CHA y PAR encaminada a rehabilitar y ampliar este edificio. Con el objetivo de potenciar la asistencia pública sanitaria, los populares consideran necesaria esta renovación para mejorar los accesos y crear espacios adecuados que ayuden a respetar la intimidad y privacidad de los pacientes.

Por este motivo, las Cortes instan a la DGA a realizar un estudio en el plazo máximo de seis meses para la posible apertura de una Unidad de Cuidados Intensivos en dicho hospital, evaluando las necesidades asistenciales, la posibilidad de adaptación de las instalaciones existentes de UCI y la dotación de profesionales. Además, insisten en evaluar las necesidades de espacio en el servicio de Urgencias, emitiendo a tal fin un informe en un plazo no superior a seis meses y, en consecuencia, iniciar los trámites para su mejora y ampliación, incorporando al referido informe la dotación de profesionales y la dotación presupuestaria necesaria.

Como ha resaltado la portavoz del PP en materia sanitaria, Ana Marín, la iniciativa resulta “económicamente viable”, ya que la liberación del crédito previsto para la remodelación de la unidad de Urgencias del Hospital San Jorge de Huesca y para el centro de salud del barrio Jesús en Zaragoza -que serán financiados por fondos europeos- “deja un hueco notable en el presupuesto autonómico de este año”.

El Hospital Ernest Lluch, construido hace 35 años, recibe población de las comarcas de Calatayud, Aranda, Daroca y parte de Valdejalón. Instalado en el medio rural, gran parte de los usuarios son población envejecida que hace un elevado uso de los recursos sanitarios. Ante la falta de medios, los profesionales del hospital se ven obligados a trasladar de forma continuada a enfermos críticos a centros de Zaragoza, “con el correspondiente empeoramiento de la situación del paciente y el gasto económico que supone”. Además, la existencia de una única ambulancia complica la situación en casos en los que varios enfermos requieren de servicios UCI.

La situación de pandemia ha evidenciado la necesidad de contar con una sanidad de calidad, sobre todo en un panorama “en el que las autoridades sanitarias se han visto obligadas al montaje de infraestructuras de UCI provisionales para hacer frente a la emergencia creada”, ha puntualizado Marín.

Incorporación de una UCI 

La incorporación de una UCI al hospital bilbilitano a través de una adaptación mínima de las instalaciones y la dotación de personal proporcionaría seguridad a profesionales y pacientes. Además, a lo largo de la primavera Aragón dispondrá de nuevos profesionales MIR especializados en medicina intensiva, que pueden cubrir la necesidad de personal que requeriría una UCI en el propio centro bilbilitano.

De hecho, la actual Unidad de Cuidados Especiales del Hospital Ernest Lluch dispone de espacio suficiente con seis boxes adecuadamente dotados de material, con posibilidad de ampliación de la unidad con cuatro boxes más, un control de enfermería, despachos y salas de trabajo anexas y personal de enfermería, auxiliar de clínica y celadores. “Por estas razones, la inversión se reduciría solo al equipamiento y a la dotación de personal”, ha destacado Marín.

Print Friendly, PDF & Email