Zaragoza recupera en cuatro libros el legado de mujeres aragonesas del siglo XIX y XX

Junto a este primer libro, se publicaran tres más dedicados también a mujeres en otras profesiones

El Ayuntamiento de Zaragoza recuperará el legado de mujeres aragonesas del siglo XIX y XIX en un proyecto que pretende visibilizar en libros, exposiciones y material digital biografías de escritoras, juristas, educadoras, periodistas, científicas y compositoras, que, aunque no han sido suficientemente reconocidas, han destacado por su actividad intelectual y han contribuido a crear la identidad femenina de Aragón.

Son mujeres precursoras e inspiradoras, y al mismo tiempo protagonistas calladas o activas de la época que les tocó vivir, como la ilustrada Josefa Amar y Borbón, defensora de la formación de las mujeres, la poeta Dolores Cabrera o la periodista Pilar Sinués. Pero hay muchas más como la dramaturga y articulista Pilar Ginés, comprometida con el pacifismo y el feminismo, Manuela Polo, elogiada en la prensa nacional, Elisa Sancho, quien realizó guiones para cine y radio o Emilia Claramunt, creadora prolífica de la que poco se sabe de su biografía personal. Así hasta llegar a un total de 67 mujeres que componen este primer fascículo dedicado a las escritoras e intelectuales.

La concejal de Mujer, Igualdad y Juventud, María Antoñanzas, ha presentado este jueves este proyecto insistiendo en que se trata de un proyecto que pretende «poner en valor la contribución de la mujer, su trabajo y su empeño por romper barreras en la sociedad y en la época que les tocó vivir recuperando las figuras femeninas de aquellas mujeres que fueron notables pero hasta ahora han sido desconocidas».

Durante la presentación, también ha estado presente precisamente la autora de este primer libro, Magdalena Lasala. Sin embargo, Legados de mujeres aragonesas siglos XIX y XX es un proyecto a largo plazo que comienza ahora con la publicación de un primer libro Escritoras, intelectuales y artífices de la palabra, coincidiendo con la proximidad del Día del Libro, y que se acompaña con una exposición y con material audiovisual en una web. Se completará con tres volúmenes más durante los dos próximos años, hasta noviembre de 2022. El segundo tomo de este año visibilizará a profesoras, educadoras y pedagogas y se publicará el Día Mundial de los Docentes, el 5 de octubre. En 2022 se editarán las dos publicaciones siguientes: la primera rescatará la biografía de mujeres científicas en torno al Día de la Mujer y la niña en la ciencia, el 11 de febrero, y la segunda lo hará con compositoras, intérpretes y cantadoras de jota. Esto es solo una muestra de la huella que innumerables mujeres han dejado en la Comunidad, por lo que está previsto ampliar el proyecto más allá de 2022 con pintoras, actrices, empresarias y deportistas.

Las escritoras aragonesas de ese tiempo, desde poetas, novelistas, dramaturgas hasta periodistas, comunicadoras, filólogas, documentalistas, bibliotecarias o traductoras, en resumen, las “artífices de la palabra”, son las protagonistas de la primera publicación. En la primera mitad del siglo XIX, la mujer se incorporó con “avidez” como articulista y colaboradora, dando visibilidad a la creciente inquietud intelectual de mujeres que defendían no sólo la cultura femenina, sino también su capacidad para realizar funciones reservadas tradicionalmente a los hombres. En Aragón, la escritura periodística y la edición de diarios fue “especialmente profusa”. Además, el acceso de las mujeres a los estudios universitarios tuvo un efecto multiplicador en la expansión de escritoras, investigadoras y documentalistas, impulsadas especialmente por la Facultad de Filosofía y Letras. De ellas, salieron las primeras licenciadas, historiadoras y lexicógrafas, como María Moliner.

Por su parte, Magdalena Lasala, ha explicado que muchas de estas mujeres expresaron su “rebeldía” a través de la escritura, porque “escribir era empezar a ser independientes”. “Las mujeres escritoras han usado la palabra literaria para expresar su derecho, su decisión y su deseo de libertad”, ha enfatizado. Que una mujer decidiera escribir suponía una ruptura de esquemas, era transgredir los límites”, porque durante siglos la cultura en una mujer fue solo un “complemento” a la formación básica que recibía destinada a su papel como “madre y esposa”, ha subrayado. “La inquietud intelectual femenina demandaba un papel propio en la historia y la sociedad de su tiempo y lo hizo a través de la palabra, como creación, como comunicación y como reinterpretación de la
herencia recibida”, ha afirmado.

En el marco del proyecto, se celebrará también un diálogo en torno a la herencia de estas mujeres, moderado por Lasala, en el que intervendrán la periodista Inés Escario, la escritora Cris Bernadó y la editora Reyes Guillén. Será el 27 de abril a las 18.00 horas de la tarde y se podrá seguir por las redes sociales del Servicio de Igualdad. Además, habrá una exposición organizada por el Servicio de Igualdad, que itinerará por los centros escolares y bibliotecas que lo soliciten a partir de septiembre, y se ha publicado material formativo y audiovisual para su divulgación en la web municipal.

 

Print Friendly, PDF & Email