Opel presenta un ERTE para 650 trabajadores de oficinas por la crisis de los microchips

Para los trabajadores de producción continúa haciéndose uso de la bolsa de horas

La Dirección de la planta de Opel-PSA en Figueruelas ha presentado ante los sindicatos un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) de 50 días que afectará a 650 trabajadores, principalmente de oficinas y no ligados con la producción de vehículos. La compañía ha presentado al Comité este ajuste, que estará vigente desde el 1 de mayo hasta el 31 de diciembre.

En concreto, afectará al turno central, es decir, trabajadores de oficinas y administrativos, dedicados a compras, finanzas o postventa. Para la plantilla ligada directamente a la producción, según ha explicado el presidente del Comité de Empresa de Opel, Rubén Alonso, continúa haciéndose uso de la bolsa de horas, una medida recogida en el último convenio colectivo mediante el cual cobran el día habitual, pero deberán recuperar el tiempo perdido cuando la situación se normalice.

Desde la empresa achacan esta decisión, fundamentalmente, a la crisis provocada por la falta de semiconductores que deben llegar de China, unos chips se han convertido en un elemento cada vez más preciado, y es utilizado en automóviles, telefonía y hasta en los electrodomésticos más comunes, lo que ha propiciado que no exista suficiente oferta para una demanda tan elevada. No en vano, ya tienen confirmados paros para el jueves por la noche, el viernes completo, el domingo por la noche y todo el lunes, en todas las áreas y turnos.

Tras conocer este desde el Comité de Empresa reconocen que no esperaban esta medida, pero a la que está viéndose obligado prácticamente todo el sector. De hecho, en la planta del grupo Stellantis, del que forma parte PSA, en Vigo ya aprobaron a final de marzo un ERTE para casi 3.800 trabajadores por la falta de piezas. “Estamos viendo cómo el sector está totalmente afectado, no solo en Stellantis, sino también en Renault, Ford o Seat. En Vigo ya están agotando las medidas de flexibilidad y tienen que hacer uso del ERTE”, ha explicado Alonso.

La compañía ha trasladado a los representantes de los trabajadores un comunicado en el que asegura que “los indicadores comerciales y logísticos ponen de manifiesto un importante desajuste entre el volumen de trabajo, los ingresos por fabricación y comercialización de vehículos y repuestos y el volumen de personal de estructuras y restos de gastos fijos”, lo cual “obliga inevitablemente a la empresa a ajustar la presencia de la plantilla a estas nuevas condiciones y al volumen de actividad previsto para el corto y medio plazo”.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies