CSZ-Proyecto Hombre detecta un incremento del 5% de alcoholemia en mujeres con respecto al 2019

El centro atendió a 1.110 personas, y la cocaína y el alcohol fueron las principales drogas por las que se inicia el tratamiento

El Centro de Solidaridad de Zaragoza (CSZ) – Proyecto Hombre ha presentado este jueves la memoria anual correspondiente al ejercicio 2020. De ella se extrae que el centro atendió a 1.110 personas, y la cocaína y el alcohol fueron las principales drogas por las que se inicia el tratamiento. Como novedad, se ha detectado un aumento de mujeres -5%- con respecto al año anterior en el Programa de Alcohol.

Las cifras de atención por parte del Centro durante el año 2020 han sido similares a las del resto. En concreto, la entidad ha realizado 1.486 atenciones entre usuarios y familias. “A pesar de todas las dificultades que se nos presentaron debido a la pandemia, hemos seguido atendiendo a los usuarios, siempre tomando las medidas de prevención oportunas para evitar contagios por Covid”, ha aclarado la presidenta del Comité Ejecutivo del CSZ, Pilar Aznar.

Por su parte, el director gerente de la Fundación CSZ, Jesús Sánchez, ha expresado que el hecho de que la atención se haya mantenido constante, a pesar de la pandemia, “es un dato muy significativo, que dice mucho de la gran labor que desempeña este Centro”.

Centrado en el programa Proyecto Hombre, un total de 108 usuarios fueron los que recibieron apoyo durante 2020. Un apoyo motivado principalmente por la adicción al consumo de alcohol, y que llevó a que la estancia media en la Comunidad Terapéutica Residencial fuese de siete meses.

Con respecto a grupos jóvenes, la memoria deja constancia de que durante el ejercicio de 2020 se atendieron a 114 jóvenes -en segmento de edad entre los 11 y los 24 años- en diferentes situaciones de riesgo; aunque la mayoría de los inicios de tratamiento fueron derivados del consumo de cánnabis. En este grupo, el Centro advierte de que el 80% de los usuarios atendidos fueron varones.

Jesús Sánchez, Ángel Dolado y Pilar Aznar en la presentación de la Memoria 2020

La atención por parte del Centro de Solidaridad de Zaragoza no solo se focaliza de cara a los usuarios, sino que también tiene en cuenta a sus familias; de ahí la existencia de un programa para este fin. De hecho, 323 familias fueron partícipes de las diferentes actividades y servicios que ofrece este programa en concreto. Sin embargo, y según advierten desde el CSZ, el Covid-19 ha limitado el Plan de Prevención, de manera que sí se han llevado a cabo actividades en diez instituciones educativas, pero no con padres de alumnos (Ampas) como en años anteriores.

Por otra parte, y a pesar de que la pandemia impidió el contacto directo con la población penitenciaria, desde el CSZ se continuó con la atención vía telemática. Un total de 88 personas del centro penitenciario de Zuera fueron atendidas, y 13 internos fueron derivados por Instituciones Penitenciarias a la Comunidad Terapéutica del Centro.

Casi 30.000 euros de déficit

El Centro de Solidaridad de Zaragoza ha advertido de que a pesar de que las cifras de atención al usuario han sido similares a años anteriores, los recursos económicos para la financiación de su labor han experimentado una reducción notable. Tal y como señalan en la Memoria, el ejercicio 2020 cierra con un déficit de 29.300 euros.

“Los recursos económicos son escasos para todas las necesidades que debemos cubrir. Nuestros usuarios no aportan económicamente por su tratamiento, las aportaciones individuales han disminuido notablemente y las subvenciones públicas solo cubren parcialmente el coste económico de las prestaciones que ofrecemos”, ha lamentado la presidenta del Comité Ejecutivo del CSZ, Pilar Aznar.

A ello, ha dicho, se ha sumado la necesaria inversión de en torno a 15.000 euros para adaptarse a las nuevas medidas sanitarias anticovid.

Print Friendly, PDF & Email