Lambán defiende Mularroya como clave para impulsar los regadíos y luchar contra la despoblación

Lambán ha reconocido que estas “discrepancias” ya fueron aceptadas en el propio acto de investidura

La suspensión de las obras del embalse de Mularroya ha abierto una brecha dentro del cuatripartito que preside el Gobierno de Aragón. Si el presidente, Javier Lambán, defiende estos trabajos como una clave para impulsar los regadíos y luchar contra la despoblación, miembros de Podemos y CHA han reclamado que se paralicen de forma inmediata.

De hecho, Lambán ha reconocido que estas “discrepancias” ya fueron aceptadas en el propio acto de investidura, pero que una “minoría de dos consejeros” de los once que forman el Gobierno “no puede bloquear” una mayoría de nueve. “Sabíamos que en política hidráulica o nieve, en cuestiones de medio ambiente, teníamos posiciones distintas, pero eran tantas las coincidencias que estaba justificada la investidura”, ha señalado.

Por este motivo, el presidente aragonés ya ha reclamado por escrito a la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, que presente “cuanto antes” el recurso a la sentencia para poder reanudar las obras, que ya ha supuesto una inversión de 135 millones de euros. “No se me ocurre mejor política contra la despoblación que la modernización de regadíos, que no se riegan con regaderitas traídas de casa, sino que se promueven mediante obras de regulación”, ha defendido Lambán.

Print Friendly, PDF & Email