Aumenta más de un 50% la derivación de menores de Salud Mental con conflictos familiares

“Explorando el tsunami relacional de la violencia filioparental”, del psicólogo Raúl Gutiérrez

Espacio Ariadna trabaja desde 2014 con familias que tienen dificultades especiales para gestionar sus conflictos. Un total de 750 familias han pasado por sus manos, un número que ha sufrido un evidente crecimiento a raíz del confinamiento de la Covid-19. Las consecuencias de la pandemia siguen reflejándose en las relaciones sociales: soledad o no presencialidad de las aulas son solo algunos de los problemas que han arrastrado estas familias. De hecho, las restricciones han provocado que aumente en más de un 50% la derivación de menores de Salud Mental con conflictos con sus familias. El psicólogo Raúl Gutiérrez Sebastián, autor de “Explorando el tsunami relacional de la violencia filioparental”, considera que hay que ahondar en el origen de la violencia y en las realidades que han tenido que vivir para llegar hasta ahí.

La investigación nació con el propósito de evidenciar la importante labor que realizan desde Espacio Ariadna. La evolución del número de familias que han recurrido a la ayuda de la fundación ha hecho que desde la asociación tuvieran que poner en marcha nuevas medidas; además de la atención presencial, han instaurado una atención telefónica y online para las familias, durante el confinamiento y para quienes por motivos de prevención o salud no han podido acudir de forma presencial a la sede. También han realizado un acompañamiento digital y desarrollos de capacitaciones virtuales, así como el lanzamiento de actividades que han servido como un respiro y como una oportunidad para salir adelante.

Los jóvenes atendidos en 2020 tienen entre siete y 23 años, aunque ha sido la franja de entre 13 y 18 años la más predominante con un total de 179 personas atendidas. La mayor parte de las familias, el 59% del total, son familias divorciadas, separadas o reconstruidas. Raúl Gutiérrez ha reconocido que, en este caso, se suele tender a culpar a las madres de las separaciones y orientan la violencia hacia ellas; en el resto de las familias, los conflictos están orientados a ambos padres.

Otra de las grandes hipótesis con las que Raúl Gutiérrez trabaja en su estudio es la llamada “violencia silenciada”. Son muchos los niños y niñas que han experimentado a lo largo de su vida cualquier tipo de problema, ya sea bullying o maltrato infantil. Nuevos motivos que constituyen una experiencia dolorosa que puede estar relacionada con posteriores conductas de VFP u otros tipo de violencia adolescente. “Es importante que los padres acompañen en este proceso a los niños”, ha reconocido el psicólogo.

“Explorando el tsunami relacional de la violencia filioparental” y Espacio Ariadna luchan por ayudar a todas las familias que necesiten apoyo para salir adelante y, sobre todo, en demostrar que cada caso es único y que siempre se debe analizar lo que se esconde detrás de cada realidad.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies