Medio centenar de niños soldado dejarán de serlo gracias a un convenio entre Unicef y la DGA

El convenio cuenta con una partida económica de 130.000 euros, 100.000 sufragados por el Gobierno de Aragón, y 30.000 comprometidos por Unicef

El Gobierno de Aragón y Unicef han rubricado este martes un convenio que, por segundo año consecutivo, pretende desmovilizar a niños y niñas en Sudán del Sur y liberar a 50 menores de grupos armados para favorecer su reunificación familiar e integración social y económica. El convenio cuenta con una partida económica de 130.000 euros, 100.000 sufragados por el Gobierno de Aragón, y 30.000 comprometidos por Unicef, que se compromete a llevar a cabo el programa con acciones de cooperación para el desarrollo.

“Que un solo niño soldado pueda ser rescatado, acogido y reinsertado es ya un logro infinito, pero nuestra voluntad es seguir cooperando para que sean muchas más las vidas liberadas y dejar abierta la puerta a la esperanza”. Estas palabras de la consejera de Derechos Sociales del Gobierno de Aragón, María Victoria Broto, revelan el drama que muchos niños y niñas sufren al actuar en campañas de guerra, ser utilizados como escudo y privados de su libertad.

El 9 de julio de 2011, Sudán del Sur se convirtió en el último país en lograr su independencia y entrar en las Naciones Unidas. En la actualidad, el país ha entrado en grandes conflictos entre la mayoría árabe y cristiana, traducido en enfrentamientos armados, para los que muchos niños son reclutados como soldados. Algunos de ellos comienzan a serlo con tan solo once años.

El pasado año, el proyecto consiguió liberar a 44 niños (42 niños y dos niñas), de los que 22 han podido regresar con sus familias y los otros 22 se encuentran centros de “tránsito” para recibir apoyo en su reinserción. Además, se trabajó con 103menores en su atención integral, tanto médica como psicológica para facilitar su vuelta a la escuela y, en algunos casos, a la formación profesional.

En la firma del convenio ha estado presente el presidente de Unicef, José Manuel Pomar, que se esfuerza junto a la Comisión Nacional de Desmovilización, Desarme y Reintegración (Nddrc) en restablecer los derechos humanos de los menores y lograr que éstos cuenten con los recursos necesarios, ya que ha puesto el acento en que “es vital que comiencen una vida ajena a la violencia de un conflicto”.

Una guerra sin fin

Hoy en día se calcula que hay 300.000 niños y niñas soldado en los conflictos armados en todo el mundo, que se convierten en combatientes involuntarios. Desde el estallido del conflicto en Sudán del Sur en diciembre de 2013, se han reportado más de 3.000 casos verificados de graves violaciones contra la infancia.

Según el acuerdo de paz suscrito, la reintegración de estos niños debería haber empezado en 2019. UNICEF y sus aliados estiman que hasta 300 niños y niñas podrían ser liberados a principios de 2021 y otros 410 que fueron liberados en 2019 y reintegrados socialmente en sus comunidades, deberían recibir servicios de reinserción económica.

Este proyecto se va a llevar a cabo fundamentalmente en los antiguos estados de Oeste y Centro Gran Ecuatoria (WES), Jonglei, Unity y Oeste Bahr el Ghazal (WBGZ y se va a intensificar la labor de integración y seguimiento posterior para minimizar las posibilidades de fracaso de este complejo proceso.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies