La residencia de Ejea de los Caballeros seguirá intervenida hasta que se garantice su “normalidad”

Cada 15 días se realiza una nueva evaluación de la situación del centro para renovar la adjudicación

La residencia de mayores en Ejea de los Caballeros permanecerá intervenida, por el momento, hasta que se realice una nueva evaluación debido al brote de Covid generado a mediados de enero. La consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales del Gobierno de Aragón, María Victoria Broto, lo ha advertido este martes con el fin de garantizar “el correcto funcionamiento de la residencia y el bienestar de los residentes y sus familiares”, ha concretado Broto.

El Departamento de Ciudadanía y Derechos Sociales del Gobierno de Aragón intervino la residencia de mayores Villa de Ejea, de Ejea de los Caballeros, el pasado 11 de enero debido a la afección de un brote de coronavirus que dejó un balance de 80 contagios, 69 usuarios y 11 trabajadoras. En total, el 90% de los residentes dieron positivo en la PCR, además de un gran número de trabajadores y el propio director de la residencia.

Fue la primera actuación del Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS) sobre una residencia desde la primera ola de coronavirus, número que en la actualidad ha ascendido hasta ocho. Dicha intervención se realizó bajo autorización judicial, con personal público, por medio de integrantes del Ejército del Aire que colaboraron en medidas de desinfección y sectorización de la residencia, de titularidad privada.

Cada 15 días se realiza una nueva evaluación de la situación del centro para, a continuación, renovar la adjudicación. “Hemos considerado que todavía no puede funcionar autónomamente y, hasta que se garantice su normalidad”, ha señalado la consejera, “continuará intervenida, porque la prioridad del Gobierno de Aragón es el bienestar de los residentes”, ha valorado Broto.

La vacuna llega a más trabajadores 

Por otro lado, el Centro covid de Casetas también continuará en funcionamiento ya que, en la actualidad, asiste a siete personas y únicamente una procede de una residencia. La consejera ha valorado positivamente la apertura de estos centros ya que “favorecen la gestión de la pandemia”. Además, algunas personas tienen “dificultades para convivir con la enfermedad en su entorno social” y este servicio intenta llegar a todos los aragoneses que lo necesiten.

La nota positiva, ha señalado Broto, es que los datos de trabajadores que acceden a la vacuna han subido notablemente. Cuando comenzó el proceso de inoculación, un 13% de los trabajadores no querían ponerse la vacuna, mientras que ahora mismo es de un 10,3%. A su vez, en enero un 3% de los residentes no aceptaban su inoculación y este número alcanza ahora mismo el 2%.

Para reservar cita, los trabajadores pueden comunicárselo a la residencia, que será quién dé cuenta al centro de salud correspondiente y decidirá la hora y el lugar. El otro procedimiento es el servicio de autocita a través de la Consejería de Sanidad.

Print Friendly, PDF & Email