El padre de Iranzo: “Oí dos disparos y pensé que me habían matado al perro”

El padre del ganadero asesinado por Norbert Feher ha recordado cómo ocurrieron los hechos // Foto: EFE

El padre del ganadero asesinado por Norbert Feher en diciembre de 2017, José Luis Iranzo, del mismo nombre que el hijo, ha revivido esta mañana en la segunda sesión del juicio al paramilitar serbio el día en el que su hijo fue vilmente asesinado en su casa de campo en Andorra. El padre ha declarado que, tras ver una luz en el Mas, oyó dos disparos y pensó que le habían matado al perro.

Esa trágica mañana del 14 de diciembre de 2017, padre e hijo Iranzo acudieron a su vivienda en el Mas de Saso, próxima a la localidad de Andorra, donde guardan a sus animales. Allí, según ha defendido en el juicio, encontraron una ventana fracturada por lo que decidieron llamar a la Guardia Civil. Iranzo padre ha declarado que no tenía ninguna duda de que había sido “el de la farola”, como llamaban a Feher en Albalate del Arzobispo cuando protagonizó un tiroteo días atrás con varios vecinos del municipio. “El de la farola” llevaba varios días entrando en varios mases de la zona donde robaba comida, lo que hizo que Iranzo hijo acompañase a los agentes rurales a denunciar la entrada en su propiedad.

Una vez que el hijo se fue con los agentes, el padre se quedó haciendo labores en sus tierras y volvió al caer la noche al Mas a esperar a su hijo. Entonces fue cuando se metió al tractor por el frío que hacía y vio al incorporarse hacia atrás unas luces de linterna. Seguido de esto oyó dos disparos y lo primero que pensó fue que “le habían matado al perro”, un mastín que guardaba la casa. Nada más escuchar los tiros alertó a la Guardia Civil y se escondió tras unas pacas de paja, desconociendo aún que la víctima de los tiros había sido su hijo.

Después vio que el coche de su hijo se ponía en marcha y salía del masico. El padre, pensando que dentro estaría su hijo, salió a su encuentro cuando tropezó y cayó al suelo. El coche, que en realidad estaba siendo conducido por Norbert Feher, salió al camino fuera del Mas y acto seguido vislumbró otros coches que tomaron caminos diferentes. Tras esto escuchó dos “ráfagas de disparos”. Los que corresponderían al asesinato de los dos guardias civiles, Víctor Romero y Víctor Caballero.

“Ninguna explicación”

El padre ha lamentado que nadie de la Guardia Civil “le haya dado ninguna explicación” de lo que ocurrió esa noche de diciembre de 2017. “No sé ni donde murió ni de la forma en la que murió”, ha declarado. También ha destacado que su carácter “voluntarioso” en la colaboración de la búsqueda del criminal serbio en las cuevas de Valdoria, algo que, para el padre “lo habían hecho más famoso que su abuelo”, en referencia a su padre, el famoso jotero el Pastor de Andorra.

Print Friendly, PDF & Email