El capitán del puesto de Andorra mantiene que los agentes sufrieron «una emboscada»

Continúa el juicio contra "Igor el Ruso" // Foto: EFE

“No tenía conocimiento de que tenía una persona de este calibre por la zona”. Así ha respondido el capitán de la Guardia Civil del puesto de Andorra sobre si conocía la peligrosidad de “Igor el Ruso”, buscado por multitud de delitos en Italia y en Serbia. El capitán ha relatado que fue el primero en ver al guardia civil Víctor Romero “tumbado en el suelo”, después de haber sido disparado por el acusado. Unos disparos de los que no ha dudado el capitán que supusieron “una emboscada” para sus compañeros.

Continúa el juicio contra Norbert Feher, conocido como “Igor el Ruso”, por el triple crimen cometido en Andorra en diciembre de 2017. El capitán ha relatado, en un extenso interrogatorio, su función en el día de los hechos. Ha afirmado que el ganadero José Luis Iranzo se ofreció de forma “voluntaria” a guiar a los agentes a unas cuevas en la zona en las que Iranzo pensaba que se podía esconder el mismo ladrón que había robado la noche anterior en su masico. El capitán ha insistido que él no quería que lo acompañara, sino que solo les guiara a donde creía él que se podía estar cobijando aquella persona. Tras comprobar que en esas cuevas no había nada, se despidieron de Iranzo y marchó sin decir “absolutamente nada” de a donde iba.

Una vez en el acuartelamiento de Andorra recibieron la llamada de Iranzo padre avisando de los disparos. Tres vehículos se dirigieron hacia allí, no antes preguntando y finalmente siendo guiados por un vecino de Andorra al Mas del Saso, del cual los agentes desconocían su paradero.

De camino a este Mas, el capitán vio un coche con las luces encendidas en un camino cerca a la izquierda y pidió al grupo ROCA (Víctor Romero y Víctor Caballero) que acudieran a investigar. Siendo asesinados en ese mismo lugar, denominado el Mas del Zumino, por Feher mientras cargaba el coche de Iranzo, al que también acababa de matar.

El Mas del Saso

Una confusión con el nombre del Mas del Saso, llevó a los agentes, guiados por un vecino de Andorra, a un masico que no era en el que se encontraba Iranzo padre. De vuelta, oyeron por la radio que había sido herido alguien, pasando por el Mas del Zumino, encontrándose a Víctor Romero y Víctor Caballero acribillados a balas.

El capitán ha expresado que fue el primero que vio a su compañero herido en el suelo y que “sintieron mucho peligro” como “una sensación extraña de ser un blanco fácil”. Trataron de hacer una reanimación a sus compañeros y decidieron coger sus dos cuerpos y trasladarlos al centro de salud de Andorra.

Iranzo padre, como ha relatado esta mañana durante su interrogatorio como testigo, fue subido en un coche de la Guardia Civil y llevado al centro de salud de Andorra sin comprobar antes quien había sido la víctima de los dos disparos en su Mas.

El Alférez entonces del puesto de Andorra ha defendido esta actuación por la «peligrosidad» que suponía entrar en esa zona después del descubrimiento de los dos asesinatos de los agentes. Una vez en el centro de salud, fue llevado de nuevo a su masico y allí descubrieron al ganadero fallecido.

La nota informativa

Según ha defendido esta mañana un agente de la Guardia Civil del Equipo Judicial de Alcañiz, se envió una nota informativa a los cuarteles de la zona alertando en “un alto porcentaje” de que la persona que estaba robando en los masicos de la zona era la misma que la que había protagonizado el tiroteo que hirió de gravedad a dos vecinos de Albalate del Arzobispo el día 5 de diciembre de 2017.

El capitán del puesto de Andorra, ha afirmado esta tarde haber recibido esta nota informativa días previos al trágico incidente, pero ha defendido que “no se le puede dar nunca una fiabilidad total a una nota informativa” y que “no tenían conocimiento de que el ladrón de los masicos era la misma persona que la de Albalate”.

Print Friendly, PDF & Email