Los autónomos elevan a 75.000 millones sus pérdidas por el Covid

Solo el 28,8% de los autónomos encuestados desde ATA asegura que está abierto y funcionando con total normalidad

Los autónomos estiman en más de 75.000 millones de euros sus pérdidas desde que comenzó la pandemia y temen que 193.000 de ellos o el 41% de los 470.000 que se encuentran percibiendo actualmente prestaciones por cese de actividad se darán de baja cuando finalice su prestación.

Son algunas de las conclusiones del undécimo ‘Barómetro situación Autónomos’ elaborado por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) entre los pasados 1 y 5 de abril con 1.798 respuestas entre el colectivo, y presentado este lunes.

“Hemos ido por detrás de la pandemia, no hemos sido capaces de anticiparnos. Las ayudas directas llegan muchos meses más tarde de lo que las solicitamos”,  ha denunciado el presidente de ATA, Lorenzo Amor, quien apunta que “llegan mucho más tarde al BOE porque a las cuentas de las empresas no lo harán hasta verano”.

“Se tiene que impulsar cuanto antes la prórroga del cese de actividad para los autónomos y buscar una salida a la regulación de los ERTE, cuyo plazo expira el 31 de mayo”, demanda el presidente de ATA.

Conforme a las respuestas recabadas con el estudio, en la actualidad dos de cada tres autónomos o el 63,9% tienen algún tipo de restricciones en su negocio; y otro 52,2% asegura que, aunque ha abierto, está funcionando al 50%. Otro 11,7% o, el equivalente, a 350.000 sostiene que aún tienen cerrada su actividad cuando ya ha transcurrido un año desde que se decretase el confinamiento primero para frenar los contagios por Covid-19.

Solo el 28,8% de los autónomos encuestados desde ATA asegura que está abierto y funcionando con total normalidad y un 1,9% reconoce estar funcionando incluso mejor que antes de la pandemia.

En cuanto a los ingresos, el estudio revela que hay un 7,7% que cree que su facturación es, incluso, superior de la contabilizada en el primer trimestre del 2020, pero el resto aprecian descensos de distinto volumen y gravedad.

La inmensa mayoría, un 76,9%, de los autónomos aseguran que la facturación de su negocio se ha visto reducida respecto a la del año anterior y para el 60,6% de ellos, la caída ha sido superior al 60%; mientras que otro 13,8% estima que se ha mantenido.

Dentro del 7,7% que estiman que sus negocios han crecido, el 54,4% cifra dicho aumento en una horquilla entre el 10 y un 20% de su facturación con respecto a la del año anterior y otro 5,4% cree que ha aumentado en más de un 60%.

Entre los que aseguran que ingresan menos (ese 76,9%), un 60,6% asegura que su facturación se ha visto reducida en un 60% o más en comparación con los ingresos obtenidos en igual periodo del pasado año.

El estudio efectúa además balance de las implicaciones de la crisis desde que estalló el Covid-19. Según los resultados recabados, los autónomos habrían encajado desde entonces pérdidas por más de 75.000 millones y apenas un 30,7% del colectivo sufriría pérdidas superiores a los 30.000 millones, siendo principalmente su actividad ligada al sector de los eventos, ocio (ocio infantil, nocturno, cultura y espectáculos) y en menor medida, pero un número importante, el sector del comercio.

Según ATA, hay prácticamente dos millones de autónomos o el 60,6% del total que ha visto caer su facturación en lo que llevamos de pandemia en 15.000 millones de euros o más.

La situación ha provocado además que uno de cada tres autónomos sufra morosidad, tanto pública como privada, o ambas; si bien otro 60,4% afirman no verse en este momento afectado por la morosidad.

El cuanto a la valoración que realiza esta encuesta sobre las medidas aplicadas para intentar paliar esa bajada de facturación, un 14,9% afirman estar cobrando actualmente el cese de actividad, es decir, 470.000 autónomos, y el 82,9% restante asegura que no lo cobra.

Es aquí donde un 41% de los que están cobrando la prestación por cese de actividad asegura que se darán de baja como autónomos cuando se ponga fin a esta prestación o en el régimen RETA, es decir, 193.000 autónomos. Sin la prestación por cese de actividad se prorrogase más allá del 31 de mayo, uno de cada cinco autónomos o el 21,2% desvela que prevé solicitarla.

En cuanto a las medidas aprobadas por el Gobierno y, de forma específica, sobre el último paquete de 7.000 millones de euros para ayudas directas, un 78,3% de los autónomos las considera claramente insuficientes y un 48,2% asegura que las solicitará cuando se abra el plazo.

Entre los que no prevén solicitar las ayudas un 36,1% creen que no están en el listado de actividades con derecho a ayudas, un 18,3% señala que su actividad no ha caído más de un 30% y solo un 12,4% asegura que no las va a solicitar las ayudas porque no lo necesita.

Un 80,9% cree además que tendrían que haberse establecido para todos los sectores y en función de su caída de la facturación, frente a solo un 13,2% que ve bien la fórmula elegida de establecer colectivos de beneficiarios o no en función del sector donde realicen su actividad.

En cuanto a las necesidades o no de financiación, un 31,2% de los autónomos encuestados afirma haber acudido a una entidad financiera a solicitar financiación para continuar su actividad, de los que el 13,1% asegura que se la han concedido sin problemas, el 5,9% dice que ha recibido menor cuantía de la solicitada y el 3,1% señala que aún no le han contestado.

El 8,3% dicen que la han solicitado, pero ésta les ha sido denegada. Otro 43,7% afirma no haberla solicitado y un 18,4% ha contestado que la tendrá que pedir a corto plazo.

En lo que se refiere a la plantilla, el 41,9% de los autónomos mantiene un ERTE abierto y de ellos, el 23,4% desvela que ha realizado el ERTE al 100% de su plantilla. Otro 42,3% o más de 1,3 millones autónomos, afirma que a pesar de toda esta situación ha mantenido al 100% de la plantilla, y un 15,8% desvela que se ha visto obligado a despedir.

Entre los que han tenido que acudir a un ERTE, el 38,4% confiesa que tendrá dificultades para volver a incorporar sus puestos de trabajo en breve a sus trabajadores y otro 21,6% ha incorporado a algún trabajador, pero no a todos. Por su parte, un 44,3% cree que si tuviera que despedir tendría serías dificultades para poder finiquitar dichas contrataciones, frente al 49,4% que sí dispone de liquidez para encararlos en caso de necesitarlos.

Por su parte, un 54,1% de los autónomos ampliaría o renovaría los ERTE en sus plantillas si hubiese una nueva prórroga por parte del Gobierno más allá del 31 de mayo.

Print Friendly, PDF & Email