“Matria” aborda las agresiones a la tierra y al campesinado con una “mirada específica a la mujer”

El derecho a la alimentación, a la vivienda o al agua es uno de los objetivos básicos que persigue “Matria”

El reconocimiento de la patria como única tierra a través del recorrido por cinco países de diferentes continentes para documentar las agresiones a la tierra y al campesinado con una “mirada específica a la mujer” es el principal propósito del fotolibro “Matria”. Su autora, Judith Prat, ha querido transformar la exposición que tuvo lugar en verano de 2020 al formato libro. El Gobierno de Aragón ha permitido la edición de la obra, enmarcada en las acciones del Pacto de Estado contra Violencia de Género.

El derecho a la alimentación, a la vivienda o al agua es uno de los objetivos básicos que persigue “Matria”, en contraposición a la agroindustria y la minería, grandes causantes del daño a la tierra. “Es un trabajo que habla de soberanía y seguridad alimentaria, un tema que debería preocuparnos a todos”, ha subrayado Prat en la presentación de su libro este jueves en el Iaacc Pablo Serrano.

En ciertos regímenes, la figura de la mujer no tiene acceso a la titularidad de la tierra ni control sobre su trabajo. La natural de Altorricón, municipio perteneciente a la Comarca de la Litera, ha reconocido que en algunos países son las mujeres “las encargadas de trabajar la tierra, pero son sus maridos los que se quedan con el dinero”. Por este motivo, están surgiendo asociaciones y cooperativas femeninas para intentar hacer frente a superestructuras de trabajo “perversas” para la agricultura familiar.

Elección de los escenarios 

Prat recuerda con especial cariño y añoranza “la gente que te abre las puertas de su casa”, valorándolo como “uno de los mayores tesoros del fotoperiodismo”. Mozambique, Sudán del Sur, Yemen, México y Estados Unidos fueron las naciones escogidas por la autora para poder documentar su relato gráfico. Dentro de estos, existen lugares específicos de conflicto en los que “la tierra se convierte directamente en un objetivo cuando estalla una guerra”.

La oscense afirma haber elegido esos cinco escenarios porque lo que quería contar se producía con especial virulencia. Mozambique tiene un porcentaje muy alto de su territorio cedido a las grandes multinacionales, mientras que Yemen presenta la mayor crisis humanitaria del planeta en los últimos 100 años, según la ONU. Además, una frontera tan relevante como la que separa México y EEUU permitía documentar el problema de los jornaleros transfronterizos.

En última instancia, Prat ha destacado que en la exposición había un total de 66 imágenes que se han ampliado hasta las 128 en el propio fotolibro.

Por su parte, el director general de Cultura de la DGA, Víctor Lucea, ha alabado el esfuerzo y la calidad de la fotoperiodista aragonesa. Las imágenes insertas en el libro ilustran “perfectamente” una serie de objetivos que forman parte del ADN del Gobierno de Aragón, entre los que resalta la visibilización y sensibilización de cualquier forma de violencia contra las mujeres.

Print Friendly, PDF & Email