UPA solicita el «merecido” reconocimiento socioeconómico del sector agroalimentario

Desde UPA Aragón han aportado toda su labor y propuestas para que la primera Ley de Reconocimiento de Agricultura Familiar se haga efectiva en la próxima legislatura

El sector agrario aragonés ha vivido tiempos convulsos durante los últimos cuatro años, con incertidumbres en materia de precios, inclemencias meteorológicas -inundaciones y sequías-importantes, problemas con la Política Agrícola Común (PAC) y la paralización de actividades esenciales a causa de la Covid. El posicionamiento del sector agrario como un enclave estratégico es el principal objetivo de la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) de Aragón. “Agricultores y ganaderos somos conscientes de la función que desempeñamos y exigimos al Gobierno el reconocimiento socioeconómico que merecemos”, ha subrayado el secretario general de UPA Aragón, José Manuel Roche, en el sexto congreso regional celebrado este martes en Zaragoza.

La explotación familiar agraria juega también un papel fundamental como pilar básico en la gestión del territorio, en la producción alimentaria y en el cuidado del medioambiente. “El sector agroalimentario aragonés, además de tratarse del único actor que mantiene a la población en el medio rural, se tiene que poner a la cabeza de la locomotora de la Comunidad, tanto para producir como para exportar alimentos”, ha puntualizado Roche. En este sentido, desde UPA Aragón han aportado toda su labor y propuestas para que la primera Ley de Reconocimiento de Agricultura Familiar se haga efectiva en la próxima legislatura.

Ante este panorama, los agricultores se manifestaron el pasado 10 de marzo reclamando precios “dignos y justos”, y ayudaron a desinfectar diferentes pueblos aragoneses para combatir la problemática del coronavirus. El propósito no era otro que exigir “cobrar por encima del gasto de producción”, ha resaltado el secretario general de UPA Aragón. A esto se suma el envejecimiento del sector, cada vez más evidente, por lo que solicitan además políticas activas presupuestadas para fomentar el relevo generacional. Roche no ha querido olvidarse de la brecha digital existente en el entorno rural, así como la visibilización de la figura de la mujer en el mismo. “Si no hay mujeres en el medio rural, tampoco existirá la agricultura en el medio rural”, ha afirmado tajante.

En última instancia, Roche ha insistido en la necesidad de revisar el modelo de aplicación de la PAC, oponiéndose a continuar con el modelo vigente. “Debemos acabar con los agravios comparativos. Al mismo trabajo, misma ayuda. La PAC tiene que ir encaminada a valorar el trabajo y la producción, no hacia otros aspectos”, ha concluido.

Modelo de agricultura familiar 

Por su parte, el secretario general de UPA federal, Lorenzo Ramos, ha apoyado el discurso de Roche agradeciendo la juventud y equidad de género en UPA Aragón, y ha aclarado que el congreso nacional tendrá lugar los próximos 20 y 21 de abril en Madrid. “España es de los pocos países europeos que no ha tenido problemas de abastecimiento, por lo que las administraciones deberían tomar nota para impulsar económicamente el modelo de agricultura familiar”, ha destacado.

Ramos apuesta por un modelo a favor de alimentos sanos, seguros y saludables, para lo que resulta necesaria una “redistribución del dinero de manera justa”. La ventaja de la agricultura familiar es que no se deslocaliza y siempre se mantendrá apegada al territorio. El problema surge con la llegada de fondos de inversiones, “que vienen a hundir los precios de nuestros productos que ni mucho menos tienen la calidad de las producciones naturales”, ha remarcado.

Print Friendly, PDF & Email