Seis de las grandes localidades aragonesas se encuentran en alerta roja tras la Semana Santa

El número de casos en Zaragoza se está estabilizando

Seis de las 14 grandes localidades de la Comunidad han finalizado el puente de la Semana Santa con una incidencia superior a los 150 casos por cada 100.000 habitantes, activando la alerta roja en los distintos niveles que establece el Gobierno de España. Se trata de Tarazona, Calatayud, Fraga, Cuarte de Huerva, Ejea de los Caballeros y Zaragoza, e, incluso, la media de Aragón también supera el límite establecido para aplicar restricciones más severas.

En concreto, Tarazona es el punto negro de Aragón en cuanto a afectación del virus. En estos momentos, alcanza una incidencia de 530 casos en los últimos 14 días y supera incluso el baremo del Ejecutivo autonómico para activar el confinamiento perimetral, establecido en 500 positivos por cada 100.000 habitantes.

Igualmente, Calatayud está sufriendo una fuerte crecida de los contagios. Según los últimos datos del portal de Transparencia, mantiene una incidencia de 408 casos, quedando también al borde de verse obligada a establecer nuestras restricciones para contener la pandemia. La localidad bilbilitana ya fue una de las más afectadas durante la cuarta ola, a finales de enero, alcanzando picos de hasta 1.200 casos por 100.000 habitantes a 14 días.

La siguiente localidad es Fraga, rozando los 300 casos. Este municipio ya se vio gravemente afectado por la crecida que sufrió la Comunidad el pasado verano, cuyo origen quedó marcado por el inicio de la campaña de recogida de fruta, y que se volverá a iniciar en las próximas semanas. Para este año, el Gobierno aragonés y las organizaciones empresariales ya están preparando la temporada con todas las medidas sanitarias para evitar nuevos picos de 1.700 positivos.

Por otro lado, otras cinco localidades mantienen el virus alejado, como son Alcañiz, Jaca, Teruel, Caspe y Barbastro, todas ellas con niveles de IA menores a 100 positivos en dos semanas.

A nivel provincial, Zaragoza alcanza este lunes una incidencia de 177 positivos por cada 100.000 personas, superior a la media de la Comunidad (155), mientras que Huesca se mantiene en 124 y Teruel apenas llega a los 50. Precisamente, las comarcas turolenses están conteniendo la expansión del virus después del gran pico que sufrieron a principios de año, cuando los 1670 positivos de media obligó a aplicar las mayores restricciones desde los planes de desescalada.

A partir de ahora, el seguimiento del virus se centra en estimar hasta dónde pueden llegar estas tendencias, si se convertirán en una quinta ola y si tendrán los efectos de las anteriores. Con una vacunación que apenas supera el 7% de la población inmunizada, a expensas de la llegada masiva de dosis que se espera a partir de este mes, el Ejecutivo aragonés valorará con los responsables sanitarios los próximos pasos a tomar tras los días festivos.

Print Friendly, PDF & Email