El Real Zaragoza se trae oro molido de Fuenlabrada (0-1)

Cristian Álvarez ha sido el gran salvador del Zaragoza durante una indigna primera media hora. Foto: @RealZaragoza

Inenarrable victoria del Real Zaragoza en el Fernando Torres de Fuenlabrada. Con una primera media hora deficiente del equipo de JIM, Cristian Álvarez tuvo que sostener al equipo con un penalti parado a Iban Salvador y con dos paradas de mérito. Pero los madrileños se desconectaron tras la pena máxima, el Zaragoza cogió ritmo y mantuvo vivo el encuentro hasta el 85, cuando Iván Azón, en apenas segundos en el césped, forzó otro penalti que no falló Tejero para dar una bombona de oxígeno providencial al equipo aragonés.

Anunciaba JIM cambios en el once titular y apostó por una revolución tras los dos últimos empates del Real Zaragoza. Entraban Tejero, Jair, Nieto, Adrián González, primera titularidad en todo el año para el madrileño, y, sobre todo, el Toro Fernández, que volvía a la formación inicial tras dos meses con participación residual en los últimos minutos. Quien volvía a quedarse fuera era Iván Azón, el habitual sustituto de Álex Alegría cuando los partidos ya superan ampliamente la segunda mitad.

El Real Zaragoza comenzaba el partido al borde del descenso y con solo un punto de ventaja sobre la zona roja, pero el equipo apenas se presentó sobre el césped del Fernando Torres con la intensidad que requería un partido crucial por la permanencia. Desde el primer minuto, el equipo local se hizo con el dominio del balón y, a base de intensidad y empuje, sembró el pánico sobre la defensa aragonesa. Borja Garcés tuvo una gran oportunidad con un remate en un córner, inexplicablemente sin marca, que envió por encima de la portería de Cristian.

Con un centro del campo inexistente, un ataque sin mordiente y una defensa superada, es decir, un Zaragoza deficiente, era cuestión de tiempo que el Fuenlabrada se adelantara en el marcador. La gran ocasión llegó con un clarísimo penalti de Jair sobre Sotillos, amarilla incluida, pero apareció el ángel del Real Zaragoza, que recibe el nombre de Cristian Álvarez, para sacar una mano prodigiosa sobre la línea y evitar el gol de Iban Salvador.

El balón parado se convirtió en el único salvavidas del equipo de JIM para crear algo de peligro durante la primera media hora de juego. Zapater puso un precioso balón al segundo a donde entraba el Toro Fernández, pero el uruguayo remató al lateral de la red con la posición ganada. Respondió de nuevo Iban Salvador, con un derechazo desde la frontal que obligó a lucirse, otra vez, a Cristian Álvarez, único sostén del equipo.

Poco a poco, el equipo de JIM ha terminado la primera mitad amainando el dominio absoluto del Fuenlabrada, que podía haberse ido con varios goles de ventaja a vestuarios, pero que se ha desconectado del juego tras el penalti fallado en una primera media hora indecente e impropia de un club que se está jugando 89 años de historia en estos últimos nueve partidos.

Segunda parte

JIM se dio cuenta del desastre que estaba siendo el equipo en el centro del campo e introdujo el primer cambio con la entrada de Francho por Eguaras. El Fuenlabrada volvió a salir más enchufado y tuvo la primera ocasión cuando apenas pasaban unos segundos del crono, con un remate de Juanma que se marchó rozando el palo de Cristian.

El partido entró en un tramo sin dominador, con nula capacidad de juego de ninguno de los dos equipos, que apenas aspiraban a un fallo defensivo del rival en un centro lateral para desnivelar el marcador. El técnico movió el centro del campo con la entrada de Sanabria para tratar de manejar el juego. Tejero, desde la frontal, probó fortuna con la zurda, pero su disparo se marchó a la izquierda de la meta de Belman.

El juego estaba en el lugar idóneo para JIM: no pasaba nada, no había áreas y el partido caminaba hacia un 0-0 a menos que un fallo defensivo rompiera la balanza. Y eso sucedió. El técnico quiso meter peligro en el campo con Iván Azón y Álex Alegría, y no pudo salir mejor. En el primer balón que tocó el canterano, tras solo 45 segundos en el campo, fue derribado dentro del área y el colegiado Ais Reig señaló el punto de penalti. No lo falló Tejero, sorprendente lanzador, y puso por delante al Zaragoza en un partido inverosímil.

No podían escaparse estos tres puntos del casillero del Zaragoza, que incluso pudo aumentar su renta con un doble disparo de Francho y Sanabria desde dentro del área que taponó la defensa. JIM fortalecía la defensa con la entrada de Francés para el descuento, con el objetivo de levantar el muro sobre la meta de Cristian. No pasaría nada más en el descuento, y el Zaragoza firma una victoria tan inexplicable como importantísima.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies