El Real Zaragoza no se aleja del descenso tras empatar en casa ante el Cartagena (0-0)

Los maños se mantienen a tres del descenso. Foto: Real Zaragoza

Empató el Real Zaragoza en La Romareda con el Cartagena en un choque con pacto de no agresión. Los maños manejaron más la pelota y contaron con ocasiones para ponerse por delante, pero no pudieron hacerlo y se quedan a tres del descenso. Deberán vencer en Fuenlabrada para mantener esa distancia con la salvación.

El municipal zaragozano acogía este duelo vital por la permanencia, señalado en rojo en el calendario. El conjunto de Juan Ignacio Martínez saltaba al verde con Cristian en la portería custodiado por una pareja inédita de centrales: Francés y Peybernes. Las bandas las protegían los clásicos Vigaray y Chavarría. El centro del campo era para Francho, Zapater, Eguaras y Bermejo, con Narváez y Alegría arriba. Por parte de los murcianos, futbolistas como Datkovic, Azeez o De Blasis.

Apenas habían pasado cinco minutos cuando Cristian tenía que brillar ante un disparo de José Ángel Jurado. En el rebote se formaba un barullo que puso el corazón en un puño a la hinchada blanquilla, pero por fortuna, Bermejo lanzaba un zapatazo al campo contrario. Eso sí, Narváez cerca estuvo de poner el 1-0 de cabeza desde el punto de penalti a centro de Zapater en la más clara del choque. En el 14, casi hace lo mismo Alegría.

Eran los maños los que dominaban la pelota y generaban ocasiones, pero debían ser más claras para poner la ventaja en el marcador. Buenos centros de Vigaray, Zapater y Bermejo, con remates de cabeza por parte de los delanteros y los centrales. Pero el empate seguía dominando el electrónico. Otro centro al corazón del área del capitán al borde del minuto 40 acercaba a los maños a adelantarse, pero no tenían éxito.

Segunda parte descafeinada

Cristian tenía que volver a salvar un remate de cabeza de Carlos David, y un minuto después, Bermejo se quedaba solo ante Marc Martínez. Narváez le había dejado solo con un pase entre líneas, pero tras una mala definición, el balón se iba muy alto. Los acercamientos del Real Zaragoza y la entrada de Azón y Sanabria podían decantar el partido. A todo esto, el colegiado le perdonó la segunda amarilla a Andújar tras una dura entrada a Narváez.

Corría el minuto 78 cuando Eguaras disparaba desde la frontal del área, pero el cuero no encontraba portería. Más allá de ese chut no generaba peligro ninguno de los dos equipos. Así finalizaba un encuentro que ambos tuvieron miedo a ganar y que les sirve de poco para sus objetivos, pero que les mantiene en la misma situación.

Print Friendly, PDF & Email