El Justicia alerta de que la pandemia y la brecha digital agravan las cifras de pobreza en Aragón

El Justicia de Aragón ha presentado este miércoles su informe anual

El grado de pobreza en Aragón se incrementó en un 4% entre los años 2018 y 2019, una cifra que se ha agravado en 2020 con motivo de la pandemia del coronavirus y la brecha digital con la que la ciudadanía aragonesa ha tenido que hacer frente a los confinamientos domiciliarios y las sucesivas restricciones de movilidad. Así lo recoge el informe anual del Justicia de Aragón del ejercicio de 2020, presentado por Ángel Dolado este miércoles en sesión plenaria de las Cortes autonómicas.

“La desigualdad que se refleja en términos de pobreza ha aumentado». Lo refleja la Tasa en Estrategia Europa 2020 – Arope del Instituto Aragonés de Estadística y así el riesgo de pobreza o exclusión social en 2018 en España era del 26,09% y en Aragón del 17,71. En 2019 en España ha sido del 25,29% y en Aragón del 21,12%, ha expuesto el Justicia, añadiendo que esa desigualdad ·se ha visto incrementada por las brechas digitales; la primera, brecha digital ya existente en nuestra sociedad entre quienes no tienen recursos para disponer en sus casas de la tecnología necesaria para acceder a la educación en línea que se estableció durante el final del pasado curso”. “Menores y mayores, vulnerables y con la pandemia más”, apuntaba.

Dolado ha alertado especialmente sobre la situación de vulnerabilidad en la que quedan los mayores, ya que “a la brecha digital que antes de esta crisis les afectaba de lleno en su relación con entidades financieras y de suministros básicos, les ha sumado una administración que se ha vuelto no presencial”. “Las gestiones telemáticas han de posibilitar comodidad, acceso rápido y accesibilidad, no todo lo contrario. Y en esto, las administraciones deben ser modélicas: accesibles, humanas y con vocación de servicio público”, ha argumentado, añadiendo que la vuelta a la presencialidad es necesaria, siempre y cuando se realice “con seguridad y garantías”.

De igual manera, las quejas respecto a las listas de espera se han reducido en un 45%, algo que Dolado ha querido agradecer a la sociedad aragonesa. “Permítanme reconocer la comprensión y empatía clara de los ciudadanos con la actual situación, creo que hemos sido muy solidarios y responsables”. “Entre otras cuestiones, las quejas ciudadanas se centran en la falta de respuesta telefónica de su centro de salud; las consultas no presenciales; o que la hora en la que el personal sanitario se pone en contacto para realizar la consulta no se aproxima a la de la cita previa o incluso, la dificultad de atención domiciliaria para mayores de 75 años”, ha resumido.

Asimismo, el Justicia ha celebrado que la institución haya superado sus previsiones a la hora de reducir su huella de carbono. Se reducido un 68% en el 2019 y un 71% en el 2020. “Además, desde 2019 podemos considerar nuestra huella de carbono es cero porque la hemos compensado”, ha manifestado. Las visitas recibidas en la web de la institución es otra de las noticias positivas, tras apostar hace un año por un nuevo diseño y contenido. Hasta la web han llegado más de 22.500 visitantes y casi 14.800 son nuevos, registrando un incremento del 83,4%.

Suspensión de las actividades divulgativas del Derecho Foral aragonés

Por otro lado, el Justicia ha lamentado que la institución se haya visto obligada a suspender las actividades que se venían realizando para divulgar el Derecho Foral aragonés. El Foro de Derecho Aragonés, realizado junto a las principales entidades de juristas que cumplía su 30 edición y el de Derechos Ciudadanos que se realiza junto a la Fundación Manuel Giménez Abad tuvieron que aplazarse, y el deseo de Dolado “es que podamos realizarlos en este 2021”.

Igualmente, se paralizaron las charlas sobre Derecho Foral que se celebran por el territorio, y los actos culturales y conmemorativos en torno a la semana del 20 de diciembre quedaron reducidas a un “sencillo y emotivo acto”, en palabras del Justicia, en la mañana de ese día con un homenaje a Juan de Lanuza y en memoria de las víctimas de la pandemia con la participación de las instituciones básicas autonómicas. Sin embargo, esta labor de divulgación se ha podido retomar en estos últimos días.

“El 2020 es seguramente de largo, el año que ninguno hubiéramos querido vivir. El 2021 tampoco difiere de momento, pero alberga todas nuestras esperanzas de retomar una normalidad aceptable. Una normalidad, que incluye unos derechos y libertades a los que nunca pensamos que deberíamos renunciar por un bien común mayor: la salud”, concluía el Justicia, no sin antes reconocer “la labor realizada por las instituciones aragonesas” y la disposición de la sociedad aragonesa “de asumir renuncias, hacer esfuerzos y cumplir con las normas que la salud pública nos exige todavía a día de hoy”.

Print Friendly, PDF & Email