Azcón, molesto con la DGA por no hablar con los ayuntamientos para las ayudas a la hostelería

Este capítulo se une a la lista de tiranteces protagonizadas en los últimos tiempos entre el Gobierno municipal y el autonómico. Foto: Daniel Marcos

El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, se ha mostrado este martes muy molesto con el Gobierno de Aragón porque, según ha explicado en una entrevista concedida a Aragón Radio, no se ha puesto en contacto con el Consistorio para articular el plan de ayudas al sector hostelero, siendo que una parte de esta cantidad deben aportarla los municipios. «Es una falta de diálogo preocupante. No nos ha llegado un solo euro y ahora no solo no nos mandan ayudas, sino que nos piden dinero», ha manifestado el primer edil zaragozano, sin poder evitar una tensionada risa.

Azcón ha evitado valorar más allá los hasta ahora pocos datos que se conocen de este programa, presentado este martes en el Pignatelli sin su presencia. «Solo puedo valorar lo que sé, que es la falta de diálogo», ha lamentado, recalcando que el Ayuntamiento, en «primera línea» para ayudar al sector durante el último año, hubiera sido capaz de «mejorar el plan» con sus aportaciones.

«Imagino que en los próximos días nos lo dirán, pero se da la paradoja de que los ayuntamientos solicitamos ayudas y ahora se nos pide poner dinero», ha completado, incidiendo en que va a ser «prudente» y va a esperar a ver las características y cantidades concretas del plan antes de sacar conclusiones precipitadas. «Es evidente que los hosteleros no tienen la culpa y que en esta situación todos debemos arrimar el hombro, pero tampoco estoy dispuesto a aceptar trágalas de nadie», ha zanjado Azcón. Inicialmente, está previsto que el Gobierno de Aragón aporte el 60% de los 40 millones de euros del plan, y que las diputaciones y ayuntamientos completen la cantidad.

«Lo que me llama la atención es que hayan dispuesto del dinero de los ayuntamientos sin habernos contado previamente en qué consiste exactamente ese plan de ayudas», ha reiterado el alcalde, recordando que los gobiernos locales «son quienes más han hecho por la hostelería» en las ciudades. «Nos hemos preocupado por quitar la tasa de veladores, retrasar impuestos, poner microcréditos, ampliar las terrazas…», ha enumerado, recalcando que «es difícil de explicar que nadie se haya dirigido a nosotros cuando supuestamente tenemos que poner unos cuantos millones».

Asimismo, el regidor zaragozano, muy duro con el Ejecutivo, ha apuntado que este plan «ya nace con dos características: llega tarde, porque se tendría que haber puesto en marcha mucho antes, y llega con una falta de diálogo preocupante». No obstante, ha mostrado su convencimiento de que finalmente se llegarán a acuerdos con respecto a la cantidad a aportar, aunque ha afirmado «no saber nada a través de nadie», tampoco de la Federación Aragonesa de Municipios, Comarcas y Provincias (Famcp). En este sentido, ha opinado que esta cuestión «generará cierto debate sobre si nos representa a todos o solo a los alcaldes del PSOE».

Tensiones habituales con la DGA 

Este capítulo se une a la lista de tiranteces protagonizadas en los últimos tiempos entre el Gobierno municipal y el autonómico. La última se produjo en torno al anuncio de la llegada de una nueva planta de Becton Dickinson a la ciudad, y Azcón ha recalcado que “soy el alcalde de Zaragoza y tengo que velar por los intereses de los zaragozanos. “No tengo intención de que esto dificulte el diálogo con el presidente de Aragón, pero yo tengo que luchar por los zaragozanos. Se pierde dinero y eso no lo voy a permitir”, zanjaba.

Print Friendly, PDF & Email