Zaragoza recuerda al médico Muñoz Fernández, asesinado por los Grapo en 1990

En el acto se ha colocado una placa conmemorativa en la zona donde fue asesinado

El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, y la concejala delegada de Víctimas del Terrorismo, Patricia Cavero, han participado este sábado en el homenaje a José Ramón Muñoz Fernández, médico asesinado por los Grapo en 1990. En el acto se ha colocado una placa conmemorativa en la zona donde fue asesinado, en el paseo de la Constitución a la altura del nº 33.

José Ramón Muñoz Fernández nació en Logroño el 25 de agosto de 1939 y murió en Zaragoza el 27 de marzo de 1990. Fue médico internista y fue asesinado por el Grapo tras alimentar a la fuerza a dos miembros de la organización ingresados en el Hospital Miguel Servet que estaban en huelga de hambre.

“Un acto obligado por la ciudad para homenajear a este médico en el triste aniversario de su miserable asesinato”, ha reconocido el alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, asegurando que se trata de un aniversario “que tiene que dejar el testimonio de este atroz e injustificable crimen que sufrió él y toda su familia”. “Mantener viva la memoria de las víctimas y de quienes han sufrido crímenes terroristas es una obligación de nuestra ciudad y de la democracia”, ha dicho, recordando aquella tarde en la que “el Grapo puso fin a la vida de José Ramón Muñoz Fernández por cumplir su trabajo, por tener valores y por salvar la vida de aquellos que se la quitaron a él”, ha incidido el primer edil.

“Que 31 años después Zaragoza siga recordando su nombre y su crimen, al igual que recordamos los nombres y crímenes que fueron asesinados por el terrorismo, es algo por lo que le debemos el recuerdo y el homenaje”, ha dicho Azcón.

José Ramón Muñoz Fernández tenía una consulta privada en el número 33 del paseo de la Constitución de Zaragoza. Lugar en el que la tarde del 27 de marzo de 1990 la pareja formada por Guillermo Vázquez Bautista y María Jesús Romero Vega pidió entrar a ver al doctor. Esperaron en la sala de espera 15 minutos hasta que salió un paciente que estaba siendo atendido. Después María Jesús Romero Vega disparó tres balas que alcanzaron a José Ramón Muñoz Fernández en el cuello, cabeza y hombro produciéndole la muerte en menos de diez minutos.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies