Casi la mitad de los trabajadores de los hoteles está en ERTE

Los hoteles aragoneses sufrieron una caída en la facturación de 240 millones de euros

La grave crisis económica que sufre el sector hotelero en Aragón se agudiza día a día. Tras un año prácticamente sin actividad desde la primera declaración del estado de alarma, su situación se mantiene en estado crítico y no ven una solución a corto plazo hasta que la vacuna permita una reactivación económica total. Actualmente, el 46% de sus trabajadores se mantiene en ERTE, por lo que ven “prioritario” una nueva prórroga, al menos, durante todo el año.

No en vano, los hoteles aragoneses sufrieron una caída en la facturación de 240 millones de euros, por lo que reclaman ayuda a las instituciones para poder subsistir. “Ayudas que son más que necesarias para facilitar que las empresas puedan llegar a un escenario de reactivación económica. Es ahora cuando las empresas, limitadas en su capacidad de producción, puedan recibir esta compensación que les permita retomar el grado de vida y les lleve a una reactivación, para que sea el mercado quien sostenga el sector”, ha expuesto el secretario de Horeca Zaragoza, Jesús Boillo.

Un ejemplo de esta crisis está en la ocupación prevista para esta próxima Semana Santa. Si en 2019 se alcanzaron picos del 90% en la provincia de Zaragoza, para este año apenas se podrá alcanzar el 20%. El presidente de Horeca Zaragoza, Antonio Presencio, ha calificado esta cifra como “histórica en negativo”, con una procedencia de clientes “eminentemente local”, del resto de la Comunidad, y de trabajadores esenciales “que trabajan por logística, fuerzas armadas y otro tipo de servicios”.

Además, los precios hoteleros también se han desplomado, pasando de una media de 90 euros hace dos años a 50, con una estancia media de 1,2 noches, la mitad que en la última Semana Santa. “La meteorología puede ayudar algo, pero el potencial de clientes y viajeros es el que es, a nivel provincial y regional”, ha aseverado Presencio.

Por este motivo, entienden que una medida clave para rescatar al sector es la mejora de la movilidad. “La hotelería está orientado a prestar un servicio orientado a las personas que vienen de fuera, y ahora mismo están tan sumamente limitada que en periodos de máxima ocupación, cuando llegaban ocupaciones superiores al 90%, puede que no se supere el 20%. Esta situación no se puede prolongar en el tiempo si se quiere que exista un sector hotelero amplio, rico, sostenible, y que preste servicio a cualquier cliente”, ha remarcado Boillo.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies