Cristian augura al Zaragoza “un futuro en el que se va a disfrutar todo de manera más grande”

El arquero argentino trabaja por recuperar su mejor nivel. Foto: Real Zaragoza/Tino Gil

Las últimas temporadas del Real Zaragoza en Segunda División han terminado de la peor forma posible. Unas veces el desenlace ha sido cruel e injusto, y otras doloroso por no haber sido capaces de pelear ni siquiera por la posibilidad de ascender. Es la situación de un club ahogado económicamente que pelea por sobrevivir sea como sea. Pero ahí ha aparecido el guardameta argentino, Cristian Álvarez, dando voz a la esperanza: “En un futuro todo se va a disfrutar de manera más grande”, aseveraba.

El arquero pide a la afición que siga creyendo a pesar de los “momentos angustiantes” en los últimos años, en una categoría “que no corresponde a lo que ha sido la institución”. “Deben seguir creyendo que luego, en un futuro, todo se va a disfrutar de manera más grande, porque va a haber un aprendizaje más fuerte. Se va a valorar lo que es estar arriba y abajo, y eso va a hacer madurar mucho al club y al aficionado”, aseveraba en su intervención.

Es ahora cuando se cimentan las bases para que esa madurez “florezca en un futuro”, por lo que no se puede desfallecer. Y finalmente, se logrará el ansiado sueño de volver a ver un equipo ganador. “Estoy 100% convencido. No sé cuándo, pero este equipo va a volver a estar donde se merece”, reincidía el guardameta.

El primer paso es lograr los 50 puntos de rigor, que parecen suficientes para salvar la categoría por la forma en que se ha desarrollado la temporada. Y Cristian tiene fe en la plantilla y el cuerpo técnico. Reconoce que la campaña está siendo “muy estresante para la ciudad, para la afición y para la gente del club”, pero el deseo es “terminarla sin sufrir”.

A nivel individual, no está siendo su mejor año, pero intenta “mantener un equilibrio” y “trabajar día a día pensando en mejorar cada fin de semana”. Es cierto que ha compaginado fallos con buenos partidos, pero el zaragocismo no se acostumbra a ver errores en el arquero. “No he rayado la excelencia que he logrado otras temporadas”, reconocía viendo con orgullo intervenciones pasadas.

Esta situación ha llevado a poner la mira sobre la portería, le ha tocado “la otra parte de la rueda del fútbol y de la vida”, pero considera que es “parte del juego”. En la capital aragonesa le han llovido palabras de elogio por las que se siente muy agradecido, y es en Zaragoza donde ha vivido momentos inolvidables. Ahora, busca encontrar su mejor nivel y acabar la temporada de la mejor forma posible, especialmente a nivel grupal.

El próximo partido es vital, y la semana está siendo buena, cargada de ánimo tras la victoria ante el Mirandés. Los maños se centran en vencer este sábado, clave para afrontar lo que queda de temporada “no de forma más tranquila, pero sí con menos presión respecto a los puestos de abajo”.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies