JIM economiza al máximo los goles: 20 puntos con 12 tantos desde su llegada

JIM se centra en sacar adelante la temporada cuanto antes. Foto: Real Zaragoza

Aunque no esté sirviendo para poder mirar a lo más alto, por el déficit acumulado previamente, lo cierto es que los números del Real Zaragoza han cambiado por completo desde que llegó JIM hace ya doce jornadas. El mismo periodo que ha servido a los maños para conquistar 20 puntos, los quintos con más caudal en este tramo. Y lo ha hecho economizando al máximo su más que escasa capacidad goleadora.

Porque el Real Zaragoza ha marcado doce tantos en las doce últimas jornadas. Es decir, y con cuentas rápidas, uno por partido. Sólo dos no han servido para obtener puntos, los logrados frente al Rayo Vallecano en la derrota por 3-2. Un ejemplo máximo de exprimir el botín se encuentra en La Romareda, donde los maños acumulan cinco victorias en los últimos seis choques, cuatro por 1-0 y otra más desahogada con 2-0 en el marcador.

El estilo de JIM, o al menos el que ha intentado adaptar ante las carencias de la actual plantilla, pasa por intentar que sucedan pocas cosas, escasos golpes durante el choque y a partir de ahí rentabilizar lo que vayan consiguiendo. También ser fuertes en defensa, como demuestra el haber encajado sólo diez dianas desde que llegó y en sólo un partido haber recibido más de un tanto, precisamente en Vallecas.

Destaca también la fortaleza a balón parado, ya que seis de los doce tantos han llegado en estas lides: cuatro de córner o lanzamiento previo de falta y dos desde el punto de penalti.

Como cifras globales desde que arrancó la temporada, se da una circunstancia que explica, y mucho, lo vivido en los partidos zaragocistas. En la suma de goles a favor y en contra, el Alcorcón alcanzaría 52, mientras que Girona y Real Zaragoza quedarían en 54. Siempre teniendo en cuenta que tres tantos recibidos por los madrileños y tres de los cosechados por los zaragocistas nacen de una alineación indebida tras el 0-0 inicial con el que finalizó el choque de ida en Santo Domingo. Es decir, partidos poco vistosos o con escasa capacidad para ver puerta.

Print Friendly, PDF & Email