El tramo de la A-68 entre Figueruelas y Gallur es ya una realidad

El ministro José Luis Ábalos inaugura el tramo desdoblado entre Figueruelas y Gallur de la autovía A-68, junto al presidente de Aragón, Javier Lambán

La reivindicación histórica, desde hace décadas, del tramo desdoblado de la autovía A-68 entre Figueruelas y Gallur es desde este miércoles una realidad. En total, se han puesto en funcionamiento 14 kilómetros, que se suman a la vía en servicio de Zaragoza-Figueruelas para poner fin a uno de los puntos negros en siniestralidad en Aragón.

Lo ha inaugurado esta tarde el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma), José Luis Ábalos, que ha destacado una inversión de 60 millones de euros en este tramo que reúne “mayores prestaciones, mejores condiciones de circulación y es más seguro”.

Esta apertura de hoy tendrá continuidad hasta Mallén, cuando finalicen las obras que el Mitma está ejecutando actualmente y que permitirá circular de manera continuada por aproximadamente 83 kilómetros de autovía, desde Zaragoza hasta prácticamente Alfaro, en La Rioja.

Las obras del desdoblamiento han consistido en la duplicación de calzada y acondicionamiento del trazado de la carretera N-232 a lo largo de 14 kilómetros, que se unen a los 28 km de la vía de gran capacidad ya en servicio entre Zaragoza y Figueruelas. Estos tendrán continuidad con otros 15 kilómetros hasta Mallén, cuando finalicen las obras que Mitma está ejecutando actualmente, de un nuevo tramo de autovía A-68 entre Gallur y Mallén.

Esta nueva infraestructura introducirá mejoras tanto en la capacidad, en una vía con 13.000 vehículos diarios, de los que más del 50% son vehículos pesados, como en la seguridad, siendo ésta un factor muy importante debido a la alta siniestralidad del tramo, y en los tiempos de recorrido, de una importante conexión por carretera desde el nordeste hacia el norte de España y de gran importancia para la vertebración industrial y logística del corredor del Ebro.

El presidente de Aragón, Javier Lambán, ha subrayado que es una inversión en una parte concreta muy demandada, que es muy importante para Aragón y para España. “En mi opinión es un eje carretero estratégico para el país”, ha sostenido refiriéndose al tramo entre Figueruelas y Gallur.

Otras actuaciones en Aragón

El ministro ha hecho un repaso de los compromisos con el desarrollo de la A-68, en los que Mitma ya está trabajando, como son la adjudicación y formalización de las obras del tramo entre El Burgo de Ebro y Fuentes de Ebro, realizadas en octubre del año pasado por un importe de 62,1 millones de euros.

También la redacción de proyecto de Fuentes de Ebro–Quinto, que el Ministerio licitó en diciembre de 2020 y se encuentra ya en fase de adjudicación. Y, por último, los proyectos de los tramos El Regallo-Alcañiz y Alcañiz-Ventas de Valdealgorfa, para los que el responsable del Departamento ha anunciado que ya se están preparando las correspondientes licitaciones.

Ábalos ha destacado las inversiones en Aragón desde que está al frente del Departamento y ha subrayado que se ha elevado a 300 millones de euros la inversión media anual en esta Comunidad, un 31% más que la realizada entre 2013 y 2018.

En concreto, se han invertido 650 millones de euros para mejorar las comunicaciones viarias, poniendo en funcionamiento más de medio centenar de kilómetros de nuevas autovías en Aragón, a los que este verano se sumarán más de 100 km de autopista en Zaragoza, con la liberación de la AP-2. Al respecto, anunció que el Ministerio ya trabaja en el correspondiente estudio previo de distribución de tráfico y de evolución de estado.

El ministro, adicionalmente a los trabajos en la A-68, ha recordado la puesta en servicio de actuaciones largamente esperadas, como varios tramos del eje Huesca-Pamplona, en la A-21 y A-23, con los que Mitma va completando el corredor alternativo a éste del Ebro por Zaragoza.

Además, el Ministerio está acometiendo actuaciones por más de 350 millones de euros, que también eran reclamaciones históricas, como la variante de Alcorisa en Teruel o, en Huesca como el tramo Siétamo-Huesca que completa la autovía del camino catalán, la A-22 Lleida-Huesca; el acondicionamiento del eje pirenaico entre Congosto del Ventamillo y Campo; o la variante de Sabiñánigo, con las glorietas de Aurín y Sabiñánigo oeste ya en servicio.

Al mismo tiempo, el Mitma avanza en la redacción de estudios e importantes proyectos de actuaciones viarias en Aragón, como la variante sur de Huesca, la de Borja y Maleján en la N-122 en esta provincia de Zaragoza, o la de Utrillas en la N-420 en la de Teruel, recientemente incorporada al programa de eliminación de travesías con tráfico elevado.

Print Friendly, PDF & Email