Alcaldes y transportistas celebran la apertura de la A-68 entre Figueruelas y Gallur

Imagen de archivo de la N-232 a su paso por Gallur

Después de dos décadas reivindicando una mayor seguridad en la N-232, que se cobraba vidas habitualmente, la luz se ve al final del túnel. El trazado de la A-68 entre Figueruelas y Gallur ha concluido, y este miércoles se inaugura. Los alcaldes de las localidades y los transportistas celebran una apertura que consideran “muy beneficiosa”, pero están a la espera de arreglar la conexión entera.

La alcaldesa de Gallur, Yolanda Salvatierra, ha declarado que se trata de un día “muy importante”. “Tras muchos años de reivindicaciones y lucha, lo valoramos muy positivamente”, sostenía. Los usuarios “ganarán tiempo, pero sobre todo seguridad en sus viajes”, aseguraba la alcaldesa.

Otro aspecto fundamental es el económico. Las empresas tienen muy en mente a la hora de establecerse en un lugar u otro las conexiones. Y así, con este acortamiento, podría ser posible que alguna estuviese interesada en llegar a la comarca. Esta sería la segunda ventaja de la apertura de la autovía.

Ahora todavía les queda el arreglo de Gallur hasta Mallén, que está previsto para 2022. “Entonces, el problema ya estará resuelto”, manifestaba Salvatierra. Lo cierto es que muchos vecinos trabajan fuera y se producían numerosos accidentes en la carretera nacional. Ahora, hay más seguridad y se gana tiempo, algo que también es beneficioso en el tema económico.

Los transportistas también lo avalan

Aquellos que más van a utilizar este nuevo camino, los transportistas, también se han mostrado satisfechos. José Antonio Moliner, presidente de Tradime, ha considerado “positivo” el nuevo tramo, pero cree que se debería haber hecho antes. Por allí pasaban mercancías provenientes de Bilbao, Zaragoza, Barcelona o Valencia, y ve “raro” que no hubiesen solucionado el problema hace tiempo.

Este cambio “implica seguridad en el tramo”, pero critica que se han dado “más prisa en inaugurar que en trabajar”. Y por hacer otra crítica, cree que se necesita un área de descanso en esos 35 kilómetros, que todavía no se ha previsto. Al pasar alrededor de 6.000 vehículos al día, se hace necesario. A pesar de todo, “la seguridad siempre es bienvenida y se evitarán muertes”.

Print Friendly, PDF & Email