El personal docente de la UZ solicita al rector que se priorice la vacunación del profesorado

José Antonio Mayoral, rector de la Universidad de Zaragoza

La Junta de Personal Docente e Investigador (Junta de PDI) de la Universidad de Zaragoza ha solicitado al rector, José Antonio Mayoral, que realice las gestiones oportunas ante el Gobierno de Aragón y el Ministerio de Sanidad para incluir al profesorado universitario entre los grupos prioritarios en la campaña de vacunación frente a la Covid-19. En la actualidad, la estrategia de vacunación no tiene en cuenta a este colectivo, a pesar de que trabaja en circunstancias “excepcionales” y que muchos de ellos se enmarcan en el grupo de población de riesgo.

La Junta de PDI recuerda que el personal docente universitario no se ha considerado como el profesorado de ámbito no universitario en el orden de colectivos prioritarios para participar en las vacunaciones cuando sus circunstancias son, cuando menos, las mismas, ya que se impone la presencialidad y se imparten clases en espacios cerrados. Además, el riesgo aumenta cuando se trata de docentes del ámbito sanitario y aquellos que imparte prácticas académicas y talleres en laboratorios universitarios.

En la actualidad, con el fin de mantener la actividad docente, normalizar la vida universitaria en los campus y proteger el derecho a la educación, la docencia en la Universidad de Zaragoza es presencial, por lo que los docentes que imparten la formación desde el aula, se encuentran expuestos al virus igual que cualquier trabajador en un espacio cerrado. Asimismo, la Junta de PDI resalta que, precisamente, en la edad de los estudiantes universitarios se encuentra la franja que está teniendo una de las mayores tasas de contagio y transmisión del virus.

Esta situación se agrava ya que en la Universidad de Zaragoza no se están cerrando las aulas cuando hay casos positivos y la docencia continua con normalidad, al considerar que no se producen contactos estrechos, ya que se cumplen los protocolos de seguridad y las distancias sociales, al menos dentro de las aulas.

Por otro lado, los representantes del PDI de la Universidad de Zaragoza quieren llamar la atención sobre el hecho de que se han vacunado a todos los alumnos de los centros que realizan prácticas externas en centros sanitarios o socio-sanitarios, pero, incomprensiblemente, no a los profesores que les dan clases que, en muchos casos, son población de riesgo por su edad o por tener patologías asociadas.

Ante esta situación, la Junta de PDI, ha transmitido formalmente al rector su desacuerdo con la política de vacunación que se está llevando a cabo en la Universidad de Zaragoza y se le ha solicitado que realice las gestiones oportunas, para que Salud Pública, utilizando el margen de actuación que tiene, corrija esta situación lo antes posible, comenzando por aquellos colectivos que se encuentran más expuestos frente a la enfermedad.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies