Zaragoza quiere acabar con las colillas en el suelo renovando las papeleras con ceniceros

Una campaña informativa que irá acompañada de una renovación de las papeleras de la ciudad

Zaragoza quiere tener sus calles más limpias y empezaría acabando con uno de los residuos más comunes en el espacio público, las colillas, que suponen el 35%-40% de la basura que se genera en la ciudad. La consejera de Servicios Públicos y Movilidad, Natalia Chueca, ha presentado este lunes la campaña “Zaragoza no es un cenicero”, que arranca mañana martes en diferentes soportes de prensa, radio, medios digitales y mupis en la vía pública. Una campaña informativa que irá acompañada de una renovación de las papeleras de la ciudad, que incluirán un cenicero.

Aunque habitualmente no se es muy consciente de ello, al tratarse de un residuo a priori “pequeño”, arrojar las colillas al suelo genera un importante daño medioambiental y de salud pública. Una sola colilla contiene más de 70 sustancias cancerígenas y contamina 50 litros de agua dulce y 10 de agua salada. Muchas colillas acaban en los ríos de la ciudad y pueden llegar al mar. Además, muchas personas no saben que las colillas representan el 40% de los residuos que se recogen en la calle por los servicios de limpieza pública.

Tanto los filtros como el humo de los cigarrillos contienen altos porcentajes de cadmio, un metal tóxico tanto para la salud como para el medio ambiente, por lo que algunos especialistas incluso recomiendan su tratamiento como residuos peligrosos.

Aunque la ordenanza municipal de Limpieza Pública, Recogida y Tratamiento de Residuos de Zaragoza sanciona (artículo 19) arrojar en la vía o espacios públicos “pequeños residuos” como las colillas, la realidad, según ha confirmado la consejera, “no sé está aplicando como debería”.

El objetivo de esta campaña, realizada en colaboración con FCC, es concienciar y educar sobre este problema en Zaragoza, así como sus consecuencias para la salud y para el medio ambiente.

Además de los medios antes citados, la acción contará con la participación de la Asociación Profesional Provincial Autónoma de Expendedores de Tabacos y Timbre del Estado en Zaragoza. En los estancos de la ciudad se incorporarán pegatinas con el lema de la campaña, “Zaragoza no es un cenicero”.

“Seguimos trabajando -ha dicho Natalia Chueca- en que nuestra ciudad esté más limpia y más cuidada. Para ello es imprescindible contar con la colaboración ciudadana. No se trata sólo de multar, sino también de concienciar a los zaragozanos sobre el daño que hacen al medio ambiente sin ser, a veces, conscientes de ello”.

La consejera de Servicios Públicos y Movilidad ha anunciado, además, que el próximo pliego de Limpieza y Recogida de Residuos, que se publicará este año, incluirá la renovación de todas las papeleras de la ciudad, las cuales deberán llevar incorporado un cenicero o un recipiente adecuado para este tipo de residuo.

Asimismo, ha recordado que la próxima Ordenanza Municipal Reguladora de la Instalación de Terrazas incluirá la obligatoriedad de que en todas las mesas de los veladores esté disponible un cenicero para que los fumadores no tengan excusa en depositar en él las colillas.

Esta campaña se suma a otras que ya se han realizado o están en marcha, como la que sensibiliza sobre la limpieza de los excrementos caninos, tanto sólidos como líquidos. Los pises también ensucian y, además, deterioran el mobiliario público. También se insiste desde el Consistorio en la importancia de no depositar basura fuera de los contenedores, ya que es un foco de atracción para plagas como roedores y cucarachas, o la importancia de no dar de comer a las palomas ni a otros animales en la vía pública, aspecto que será objeto de otra próxima campaña.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies