Treinta emprendedores buscan hacer sus ideas realidad en los cursos formativos de Zaragoza Activa

Se han elegido 30 proyectos de los más de 130 que se presentaron

Un total de treinta emprendedores se forman estas semanas en las instalaciones de Zaragoza Activa. En estas jornadas, reciben un programa de formación gratuito con más de 120 horas repartidas en cinco bloques: modelo de negocio, marco jurídico legal, financiación y contabilidad, digitalización y comunicación y habilidades emprendedoras. Como trabajo final, los emprendedores deben entregar un plan de empresa desarrollado por completo.

Zaragoza Activa, dependiente de la Consejería de Economía, Innovación y Empleo del Ayuntamiento de Zaragoza, lanzó la propuesta de buscar talento emprendedor y ha recibido un total de 132 ideas. Tras una concienzuda selección, para elegir a los candidatos se han tenido en cuenta criterios como la innovación, originalidad, viabilidad, sostenibilidad, creación de empleo, grado de impacto social, replicabilidad, escalabilidad y disponibilidad de asistencia.

“Es algo muy incipiente y Zaragoza Activa cuenta con varias aceleradoras. Debemos conseguir que esa idea se convierta en empresa”, valoraba la consejera de Economía, Innovación y Empleo del Ayuntamiento de Zaragoza, Carmen Herrarte. “Pese a las circunstancias en las que estamos de crisis económica, en Zaragoza tenemos un ecosistema de emprendimiento fuerte. Hay muchas personas con ilusión, con ganas y con capacidad de riesgo que quieren sacar adelante sus proyectos. Somos un ecosistema de emprendimiento público, que genera confianza y lo demuestran las más de 130 ideas que hemos recibido en la convocatoria”, ha asegurado.

Según ha explicado la consejera, el periodo de acompañamiento que realiza Zaragoza Activa es personalizado. “Cada empresa llega en una fase distinta y tiene un recorrido diferente. Primero se hace un diagnóstico y luego con la Ruta Zac se le ayuda a cada uno de tú a tú”, ha concretado, recordando que “estamos en la fase de ideación, son ideas que quieren convertirse en negocio, cuántas más consigamos para la ciudad mucho mejor”. La ciudad, según ha apuntado, ya se beneficia de este talento con algunos de los proyectos que vieron la luz en la convocatoria anterior.

Con su plan de empresa y con todos los conocimientos adquiridos en el proceso de formación, los interesados en proseguir con su idea tendrán la posibilidad de integrarse en dentro de La Colaboradora, el ecosistema de emprendimiento colaborativo de Zaragoza Activa. Por otro lado, en función del tipo de proyecto a poner en marcha, se podrá desarrollar el prototipo en La Remolacha HackLab y formar parte de Made in Zaragoza, la red de economía creativa de Zaragoza.

Variedad en los proyectos

Entre las treinta ideas que ya están en proceso de convertirse en un negocio hay amplio abanico de posibilidades. Entre ellas hay proyectos tecnológicos y vinculados a las redes, propuestas con carácter cultural y turístico, medioambiental, de artesanía textil o complementos, cosmética, un canal de divulgación científica o una tienda de productos a granel. “Sobre todo, pretendemos aprender y pulir aquellos detalles que se nos escapan para sacar adelante nuestra idea”, concretaba Ignacio, que gestiona un proyecto de mapeo de precisión aplicable a la agricultura.

“En estas jornadas espero que me ayuden a plasmar un modelo de negocio bien estructurado, con cifras y proyección”, explicaba Marta, que tiene la intención de conseguir un queso vegano transformando la materia prima como la almendra en un producto elaborado. “Ya soy emprendedora en otra área y la crisis anterior me dio un golpe muy fuerte. Analicé y vi que uno de mis fallos era no tener un modelo de negocio llevado al papel, así que lo que pretendo sacar de estas jornadas es formación, formación y formación”, concluía.

Print Friendly, PDF & Email