Lidiar con el duelo y la nueva normalidad, los objetivos de la asesoría emocional para jóvenes del IAJ

Profesionales que forman parte del nuevo proyecto del Instituto Aragonés de la Juventud

El Departamento de Ciudadanía y Derechos Sociales del Gobierno de Aragón ha puesto en marcha de la mano del Instituto Aragonés de la Juventud (IAJ) un servicio de asesoría emocional para los jóvenes y las familias que han visto afectada su convivencia a causa de la pandemia. Lidiar con los procesos de duelo, el estrés y la incertidumbre diaria son las principales dificultades con las que se han encontrado los profesionales especializados a cargo del proyecto, en marcha desde el 4 de marzo, con catorce familias, en ocho sesiones, tanto telemáticas como presenciales, y donde han detectado un incremento pronunciado de problemáticas a lo largo del último año.

El pasado mes, un estudio del Instituto de la Juventud de España reveló que, durante la pandemia, alrededor de un 32,4% de los jóvenes se ha declarado “estresado”, un 28,9% con “tensión constante”, un 24,2% encuentra dificultades para conciliar el sueño y un 23,2% manifiesta tener una “moral baja”. Además, en las familias atendidas hasta ahora, un 50% muestra dificultades para adaptarse a la nueva normalidad, en un 36% los problemas nacen de conflictos familiares y un 14% se deben a la pérdida de un ser querido.

Es aquí donde pretende incidir esta asesoría, dirigida hacia familias y jóvenes entre 14 y 30 años, para “quitar el miedo a solicitar ayuda psicológica”, ha declarado Esmeralda Parrilla, una de las psicólogas al frente del servicio. “El duelo entendido como pérdida de un ser querido, pero también como pérdida de un trabajo o de un estilo de vida; conflictos que se han avivado o han surgido en las relaciones intrafamiliares debido al confinamiento y que en ocasiones han derivado en violencia”, ha añadido.

Por ello, ya se han habilitado estos espacios a los que se puede acceder con cita previa, en el correo del IAS o por vía telefónica. Las sesiones son completamente gratuitas y abarcan pautas de mejora de convivencia, charlas abiertas de familiares o trabajo de dinámicas y vínculos para evitar que esta serie de conductas se cronifiquen y al que el Gobierno de Aragón ha destinado 17.950 euros de presupuesto.

Desgaste y preocupación

Por su parte, el Servicio de Intervención Familiar también está ya funcionando y parte de la experiencia piloto que se puso en marcha en el último trimestre de 2020. “Las consecuencias emocionales de la situación que estamos viviendo son evidentes: preocupación, frustración, irritabilidad y estrés, así como un desgaste e impacto emocional, que es personal y también familiar”, ha explicado Lola Fatás, presidenta de la Asociación Aragonesa de Terapia Familiar, entidad encargada de la prestación del servicio.

En principio, cada familia puede recibir hasta ocho sesiones con terapeutas formados y especializados en el enfoque sistémico. Siempre que se pueda, las sesiones serán presenciales y los profesionales podrán trasladarse a los puntos del territorio donde se demande. Además, existe la opción telemática.

El objetivo, ahora, es llegar a unas 32 familias porque, “es cierto que las dificultades emocionales en los jóvenes ya existían, pero que la crisis en las que estamos inmersos ha hecho que se multiplique el número de consultas y peticiones de ayuda. Este servicio nace para intentar dar algunas respuestas a aquellos chicos y chicas que se encuentran en situaciones difíciles o en riesgo de padecerlas”, ha concluido el director gerente del IAJ, Adrián Gimeno.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies