Urbanismo ya tiene listos los expedientes para conservar el muro del antiguo Cuartel de Caballería

Se ha elaborado una propuesta de intervención arquitectónica que contempla la consolidación de la tapia exterior del cuartel y su integración en el área

El Área de Urbanismo ya tiene todos los informes y expedientes listos para que el muro del antiguo Cuartel de Caballería pueda recuperarse, ponerse en valor y quede integrado en el proyecto de construcción de viviendas que se va a ejecutar en el solar de propiedad privada junto al paseo de María Agustín. “La propia sociedad civil fue la que alertó de la posible pérdida de estos restos tras el anuncio de los promotores y propietarios del solar de impulsar un proyecto de viviendas”, ha recordado el consejero de Urbanismo, Víctor Serrano.

En ese momento se supo que “nadie se había molestado en décadas en otorgar a este muro y a sus elementos de un grado de protección arquitectónico o medioambiental”, ha explicado Serrano, “por lo que hicimos de la necesidad virtud y nos pusimos a trabajar las áreas municipales de Urbanismo y Cultura con los promotores de la obra, que han tenido una magnífica predisposición y nos han ayudado a dar con una solución que mantenga estos vestigios de importancia para la ciudad desde el punto de vista cultural, artístico y urbanístico”. El resultado final ha sido, tras las distintas reuniones mantenidas entre todos los agente implicados, dos expedientes municipales (un estudio de detalle y una propuesta de actuación) que cuentan con el beneplácito inicial de la Dirección de Patrimonio Cultural de la DGA, los propietarios del suelo, los promotores y los técnicos municipales, tanto de Urbanismo como de Cultura.

Por un lado, este lunes pasará por Comisión de Urbanismo el proyecto de modificación del estudio de detalle del Ámbito de Gestión nº 13 del Plan Especial de Reforma Interior del Área 3 “Entorno del Pignatelli”, que comprende los suelos vacantes de edificación situados entre las calles del Paseo de María Agustín y Benjamin Jarné. “El estudio de detalle es el instrumento urbanístico necesario para definir y modificar esa actuación y que pueda acogerse el proyecto de recuperación del citado muro dentro”, ha apuntado Víctor Serrano.

Este estudio de detalle viene a corroborar que los cambios en el área de intervención y el proyecto están acogidos dentro de las posibilidades que permite la normativa urbanística específica del área y se resume en que los promotores podrán distribuir en plantas alzadas la superficie edificable de la planta baja que, como consecuencia de la conservación del muro exterior del antiguo Cuartel de Caballería, verá limitada su materialización.

Una vez aprobado el estudio de detalle, con el aval de la Comisión de Patrimonio del Gobierno de Aragón, se estima que las obras puedan empezar en unos tres o cuatro meses, según la intención manifestada por los propietarios y promotores.

Proyecto de recuperación 

Por otro lado, se ha elaborado una propuesta de intervención arquitectónica que contempla la consolidación de la tapia exterior del cuartel y su integración en el área. “En la parte que da al paseo de María Agustín se va a mantener la gran parte del muro (1A) y la puerta (P), que es el símbolo más distintivo, recuperará el escudo original, que lleva años guardado en dependencias municipales”, ha apuntado Víctor Serrano. “No se mantiene el muro en su totalidad (1B), porque el PGOU contempla y obliga a que se haga un nuevo vial que conecte el paseo de María Agustín con la calle de Benjamín Jarnés”, ha adelantado Serrano, quien también ha señalado que “esto permitirá que se vea otra parte del muro (2) (3) que vamos a proteger también y que está en el interior, por lo que hasta ahora no se podía disfrutar”.

El proyecto de intervención arquitectónica planteado contempla la consolidación de la tapia exterior del cuartel. La intervención que se prevé mantiene la volumetría y la composición exterior actual con una mínima intervención dado las características históricas del muro.

Esto supone que el muro será recuperado, limpiado y rehabilitado, incluso se dispondrá de una iluminación escenográfica para realzar la presencia de los elementos rehabilitados. En la parte que no se conserve, por la obligatoriedad de abrir la nueva calle entre el Paseo María Agustín y la calle Benjamín Jarnés, se ha optado por incluir con elementos integrados la traza del muro en el suelo.

No obstante, como indican los informes técnicos, el importante deterioro en la fábrica de ladrillo, tanto al interior como al exterior, con piezas fuertemente erosionadas y dañadas, obligarán a realizar las siguientes actuaciones: en el contacto de los muros con el terreno, tratamiento antihumedad para evitar capilaridades en la medida de lo posible; eliminación de los restos de morteros de yeso superficiales añadidos en otras actuaciones de conservación y que no han servido para ello. Igualmente se va a llevar a cabo la eliminación de elementos extemporáneos al muro tales como restos de fijaciones publicitarias, contadores, eléctricos, etc… Se procederá a la retirada de los elementos vegetales, sellado de las fisuras y grietas existentes, limpieza de todos los elementos, y en el caso de los elementos de fábrica de ladrillo y de los elementos de piedra, en los casos que sea viable, se repararán los rotos, y en caso contrario se sustituirán.

Print Friendly, PDF & Email