Las casas de apuestas de Zaragoza no podrán abrir a menos de 300 metros de zonas infantiles

La propuesta se llevará el próximo lunes a la Comisión de Urbanismo para ser aprobada. Foto: BigStock Photo

Urbanismo prohibirá la apertura de locales de azar, juego y apuestas que estén a menos de 300 metros de zonas y equipamientos infantiles y juveniles. Lo hará mediante una propuesta inicial de modificación aislada del PGOU para no admitir la apertura de este tipo de negocios cerca de parques infantiles, ludotecas, centros educativos, equipamientos deportivos o centros de tiempo libre.

La propuesta, que se llevará el próximo lunes a la Comisión de Urbanismo, no afectará a los locales que ya están en funcionamiento, pero sí a aquellos que pidan una licencia de apertura en el futuro. «Será a partir de ahora una norma en la ciudad y ninguna casa de apuestas se podrá implantar de nueva creación si a menos de 300 metros de su radio hay algún equipamiento infantil o juvenil», ha explicado el concejal de Urbanismo, Víctor Serrano.

En este sentido, Serrano ha insistido en que se trata de una medida que beneficiará a la ciudadanía. «Creo que estamos hablando de salud pública y mental, de proteger a las personas más vulnerables desde un punto de vista económico, pero también un punto de vista vital. Va en la dirección que nos habíamos trazado nosotros y otras administraciones públicas y también va en consonancia con lo que parece que en un futuro quiere hacer el Gobierno de Aragón», ha añadido.

Para delimitar el ámbito que no podrá invadir la planta de un nuevo local de juego o apuestas, se trazará un círculo de 300 metros de radio con centro en el de cada una de las puertas hacia vías de uso público con que cuente la dotación sensible o, si dichas puertas no estuvieran construidas o proyectadas, en el centro de los linderos del inmueble con vías de uso público. Si una dotación tuviera más de una puerta o fachada a espacios de uso público y por ello procediera trazar dos o más círculos, su ámbito de influencia sería el resultante de su superposición.

No obstante, esto no afectará a los locales de juego y apuestas debidamente autorizados antes de la aprobación inicial de la modificación 181 que se encuentren a menor distancia de la exigida se considerarán usos disconformes con el plan y quedarán en situación de usos tolerados restringidos. Aun así, Serrano advertía, «si ese local de apuestas cierra a futuro, si estaba incumpliendo esa norma de distancia mínima de 300 metros, no podrá implantarse un nuevo local. Lo que no puede hacer esta norma es ir contra licencias ya obtenidas, pero sí limitarles en cuanto se consideran que están fuera de ordenación».

Normativa relacionada

Para aplicar esta restricción, el Área de Urbanismo ha desarrollado un expediente en el que se recuerda que “la propia Ley autonómica 11/2005 reguladora de los espectáculos públicos, actividades recreativas y establecimientos públicos reconoce como una competencia municipal el establecimiento de prohibiciones, limitaciones o restricciones en zonas urbanas mediante el planeamiento urbanístico o las ordenanzas y reglamentos municipales respecto de la instalación, apertura y ampliación de licencia de los establecimientos”.

Asimismo, para marcar la distancia de 300 metros, se ha atendido a la normativa actual que se está desarrollando o a los ejemplos de otras localidades de Aragón. En este sentido, cabe recordar que el Gobierno de Aragón ha redactado un anteproyecto de ley de modificación de la Ley del Juego en el que se incluye un nuevo artículo por el que “no podrán concederse nuevas autorizaciones de apertura o de ampliación de locales de juego a 300 metros de las áreas de influencia de centros escolares y otros lugares de afluencia juvenil”. A esto se suma el caso de la capital altoaragonesa, cuyas medidas urbanísticas se han aplicado con mayor rigor y desde 2003 prohíbe la apertura de salones recreativos en la proximidad de instalaciones frecuentadas por menores en un radio de 350 metros.

Con todo ello, el Ayuntamiento de Zaragoza ha optado por una distancia mínima de 300 metros entre los locales de juego o apuestas y las dotaciones sensibles; no obstante, se ha establecido un criterio específicamente urbanístico para su medición, dando por hecho que, con independencia de éste, la Comunidad Autónoma exigirá también el cumplimiento de la distancia determinada por la legislación sectorial que regula la propia actividad de juego y apuestas.

 

Podemos Zaragoza ve insuficiente las nuevas medidas contra las casas de apuestas

Desde Podemos Zaragoza, pese a que celebran que se inicie este procedimiento, creen que «la distancia mínima de 300 metros es insuficiente y debería ampliarse hasta los 1.000 metros, tal y como quedó recogido en la moción presentada por el grupo municipal de Podemos Zaragoza conjuntamente con Zaragoza en Común, e impulsada por las organizaciones juveniles Rebeldía y Jóvenes IU». En este sentido, desde el partido defienden que se impongan medidas concretas dentro de las competencias municipales «que ayuden a frenar la expansión de casas de apuestas de los barrios y con ello la prevención de adicciones especialmente en la población juvenil y colectivos vulnerables».

Por eso, aseguran que este proyecto normativo viene a complementar, como herramienta efectiva en el ámbito municipal, la futura modificación de la Ley del Juego aragonesa actualmente en inminentemente trámite parlamentario en las Cortes de Aragón, y en la que «el trabajo de Podemos Aragón dentro del ejecutivo ha sido fundamental en el avance de un proyecto de Ley Autonómica que aborda de forma integral medidas preventivas, asistenciales y de intervención y control de la actividad del sector del juego en la Comunidad Autónoma, que ponga el foco en la protección de la salud».

Print Friendly, PDF & Email