La campaña de vacunación, de empezar a correr a cojear con la suspensión de AstraZeneca

España se suma a la suspensión de la vacuna de Astrazeneca

El proceso de vacunación ha sufrido un parón importante en todo el país. Cuando ya parecía que estaba cogiendo velocidad de crucero e incrementando cada semana las dosis disponibles, la decisión de interrumpir las inoculaciones con vacunas de AstraZeneca ha provocado un freno en toda la campaña, que solo continuará con inyecciones de Pfizer y Moderna.

Hasta este lunes, en Aragón se habían administrado casi 24.000 dosis de AstraZeneca, que, al no estar recomendada todavía para mayores de 55 años, se estaba empleando principalmente en docentes y fuerzas de seguridad. De hecho, hasta que el Ministerio de Sanidad dio la orden de suspender estaba previsto inocular solo esta semana unas 13.200 dosis, que quedan aplazadas, al menos, durante dos semanas.

Hasta ayer en Aragón se habían administrado 25.652 dosis de esta vacuna (se han recibido un total de 47.600): 1.129 en el sector de Alcañiz, 1.729 en Barbastro, 1.254 en Calatayud, 2.858 en Huesca, 1.987 en Teruel y 16.695 en los tres sectores de Zaragoza.

La vacunación dirigida a mayores de 80 años y personas consideradas grandes dependientes que se realiza desde los centros de salud se sigue realizando con normalidad. De este modo, durante esta semana se han distribuido 17.772 dosis de Pfizer y 5.630 de Moderna.

El Gobierno de Aragón ha informado que la decisión corresponde en este momento al Ministerio de Sanidad y que será este el que tome una decisión conforme vayan avanzando los días y los estudios sobre la vacuna suspendida.

¿Y ahora qué? Los sectores profesionales llamados a la vacunación de esta patente deberán esperar quince días de rigor para comprobar que la vacuna es segura. El Gobierno de Aragón también se ha mostrado precavido para anunciar una posible dosis sustitutoria por si la AstraZeneca dejase de ser considerada segura.

La ficha técnica de la AstraZeneca contempla una segunda dosis después de diez o doce semanas para conseguir una inmunidad suficiente contra el Covid-19. Por lo tanto, la suspensión no afectaría a la inoculación de la segunda dosis.

“Un revés en la estrategia de vacunación”

El director general de Salud Pública, Francisco Javier Falo, ha considerado “un revés y un paso atrás” en la estrategia de campaña de vacunación. Falo ha afirmado que las reacciones adversas son un efecto que se tienen siempre en los medicamentos común y que demuestra “la sensibilidad” en el sistema de información de la vacunación.

Falo ha insistido también en que la primera dosis de todas las patentes revelan “un grado de eficacia alto” y un impacto en “la transmisión, la gravedad y la mortalidad”.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies