El Servet inicia un estudio para anticiparse a posibles reacciones adversas a la quimioterapia

Para la puesta en marcha del estudio ha sido precisa la colaboración de los servicios de Farmacia, Genética y Oncología

El Hospital Universitario Miguel Servet ha comenzado este febrero a realizar nuevos estudios de farmacogenética en pacientes oncológicos –fundamentalmente de cáncer de colon- para evitar toxicidades antes de instaurar tratamiento. Existen determinados fármacos de la familia de las fluoropirimidinas, que se administran en el tratamiento contra el cáncer con gran eficacia. Sin embargo, hay un número pequeño de pacientes que desarrolla una gravísima toxicidad a este tipo de quimioterapia, y el estudio genético permite conocer de antemano esta posible reacción para evitarla.

Para el paciente es solo un análisis más de sangre, pero lo que en realidad estudian los especialistas son seis polimorfismos determinados del llamado gen DPYD (dihidropirimidina deshidrogenasa). Todas las personas disponen de este gen, pero algunas tienen unos polimorfismos que condicionan la actividad de la enzima que debe ayudar a descomponer el fármaco. “Si la enzima no funciona correctamente, el fármaco no se metaboliza adecuadamente y se queda acumulado, lo que es tóxico para el paciente”, explica la doctora Silvia Izquierdo, de la sección de Genética del servicio de Bioquímica Clínica del Servet.

Si el gen presenta alguno de esos polimorfismos o una combinación de los mismos al administrar un fármaco que utiliza esta enzima para eliminarse, le puede causar al paciente una toxicidad muy grave. El estudio determina si la actividad de la enzima se anula totalmente, ante lo cual se administra otro tratamiento, o si se reduce en un 75%, 50% o 25%, según indica la doctora Izquierdo.

Posteriormente, los farmacéuticos del área de Oncología analizan los polimorfismos detectados y la situación del paciente y, según estos datos, establecen recomendaciones sobre el ajuste de la dosis adecuada y personalizada de ese tratamiento para cada paciente, apunta la doctora María José Agustín, del Servicio de Farmacia. Finalmente, el oncólogo valora toda la información de la Unidad de Genética y del Servicio de Farmacia y toma la decisión del tratamiento más adecuado para cada paciente.

Un pequeño porcentaje de personas (4%) tiene reducida la capacidad para poder metabolizar este fármaco, y se estima que entre un 0,5% y un 1% presenta totalmente anulada la capacidad de la enzima y puede sufrir efectos secundarios fatales al recibir dosis normales de medicamentos de la familia de las fluoropiridiminas. La terapia con este tipo de fármacos es muy eficaz y está muy extendida, fundamentalmente para tratar cáncer de colon y, en menor medida, para otros tipos de cáncer como los tumores de cabeza y cuello, páncreas y algún tipo de neoplasia de mama.

Colaboración departamental

Para la puesta en marcha de estos estudios ha sido precisa la estrecha colaboración de los servicios de Farmacia, Genética (Bioquímica Clínica) y Oncología del Servet. Para la doctora Silvia Izquierdo, el estudio genético para la determinación de polimorfismos en el gen DPYD y su relación con la intolerancia a fluoropirimidinas “es un gran avance”. “Ante la toxicidad no hay marcha atrás y de ahí la importancia de hacerlo previo al tratamiento y de forma rápida”, indica.

El Salud ha encomendado al Servet los estudios de todo Aragón. Hasta el pasado 12 de marzo se han realizado 80 estudios, de los cuales 9 han presentado algún polimorfismo o combinación de ellos en el gen DPYD. Los estudios se han realizado a pacientes atendidos en consultas de Oncología del Servet, pero también del área del Clínico, Barbastro y San Jorge (Huesca), Alcañiz y Obispo Polanco (Teruel). Se prevé un alto número de solicitudes ya que solo en el Servet el año pasado se administró el tratamiento con fluoropirimidinas a más de 400 pacientes de cáncer.

Print Friendly, PDF & Email