La víctima del secuestro de Barbastro alega una enfermedad en su expareja para no acusarlo

Uno de los acusados durante su declaración esta mañana en la Audiencia Provincial de Huesca

La víctima del secuestro y agresión por parte de su expareja en Barbastro el verano del año pasado ha afirmado que “no se le debería denunciar igual que a una persona sana” y, por ello, ha decidido no presentar cargos a ninguno de los dos acusados. La Fiscalía, a espera de las conclusiones definitivas, se queda sola y pide para la expareja de la víctima trece años de prisión y para el amigo, al que acusa de cooperador en el supuesto secuestro, doce años de cárcel.

El principal acusado recibió una orden de alejamiento de la víctima en la primavera del 2020. El 14 de agosto la mujer acudió a recoger a su mascota a casa de su amigo, también acusado por la Fiscalía como cooperador. “Estaba muy alterado y me insultaba” ha afirmado la víctima pero que este comportamiento estaba motivado porque el acusado, según ha defendido, “era un enfermo en recaída”. Su expareja le ordenó subir al piso de arriba y una vez allí la golpeó y ordenó que se desnudara para “cachearla por si llevaba algo”. Tras esto, la ató de pies y manos y la encerró en un armario. El hombre para comprobar una supuesta infidelidad, bajó al coche a por el móvil de la mujer, que consiguió salir del armario.

“Había consumido mucho speed”

La mujer ha corroborado que su expareja “había consumido mucho speed” y que tras los episodios violentos sufridos en el piso de arriba “no quiso irse” y priorizó que se tranquilizara. “Estuve rato sola cuando pude haber huido”, ha declarado.

La víctima ha declinado interponer denuncia alguna a los dos acusados alegando que su expareja sufre una enfermedad “y que no se le debería denunciar como a una persona sana”.

El amigo acusado de cooperador en el supuesto secuestro, ha negado los hechos de lo que se acusan, entre ellos, lesiones a la autoridad. Ha corroborado la versión de la víctima en la que afirma que tuvo oportunidad de huir pero que se quedó para tranquilizar a su expareja. La Fiscalía acusa a este varón de haber agredido a un guardia civil, negando esta tal acusación alegando sufrir una enfermedad que le hubiera impedido realizar cualquier lesión. “¿Estando así de cascado le pegó a un guardia civil?, ha declarado.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies