Los hosteleros del Tubo, hartos ante un nuevo fin de semana con aglomeraciones

Cada fin de semana se intensifican los controles policiales para evitar aglomeraciones

Sin mascarilla, sin distancia de seguridad, fumando y con aforos completos. El Tubo ha vuelto a llenarse de gente desde mitad de la mañana. Y es que, aunque se están intensificando los dispositivos policiales desde los jueves hasta el domingo, el Tubo sigue siendo el punto de encuentro de los jóvenes. Sin embargo, los hosteleros están ya “hartos” de las aglomeraciones de cada fin de semana.

“No se están cumpliendo las medidas sanitarias. Por eso, está habiendo este movimiento de policía”, asegura la propietaria de un bar del Tubo. Además, los dueños de varios locales del centro afirman que ellos sí que cumplen con las medidas sanitarias, pero que el problema viene cuando la gente “pierde un poco el control”, ya que los jóvenes hacen botellón en la calle e, incluso, se traen sus altavoces para poner música. “Un camarero no puede estar todo el día detrás de la gente como si fuera un policía”, explica un camarero que regenta otro bar del Tubo.

Y es que, aunque el Ayuntamiento de Zaragoza ha puesto en marcha un dispositivo especial para frenar los fin de semana de aglomeraciones, la Policía Local ha puesto entre el jueves y el viernes de esta semana 286 propuestas de sanción, la mayoría por no tener mascarilla o no guardar distancia, indica el portavoz de la Policía Local de Zaragoza, Juan Valentín Sánchez.

Los clientes del Tubo hacen largas filas para entrar a los bares

Sin embargo, los jóvenes felices de poder disfrutar de menos restricciones, aseguran que con la llegada del buen tiempo “van a ir de cabeza al tubo”. “Teníamos muchas ganas de venir y yo no me he podido quedar en casa”, explicaba una chica que se encontraba en una de las estrechas calles del Tubo. Ahora que los bares cierran a las 22.00 horas, los jóvenes que se encontraban en las terrazas, indicaban que ellos estaban desde las 12.00 hasta las 22.00, “gracias a que han estirado más el toque de queda”.

Pese a que los hosteleros y la Policía Local de Zaragoza trata de frenar las aglomeraciones en los bares para evitar que vuelvan a aumentar los contagios, los jóvenes, afirman que “con todas las medidas de seguridad que han implantado, no tiene porqué haber problemas”.

Print Friendly, PDF & Email