El Real Zaragoza se hunde en ocho minutos y vuelve a verse con el agua al cuello

Bermejo tuvo el 1-3 nada más empezar la segunda parte, pero el Rayo empató en el minuto 48. Foto: LaLiga

Del 40 al 48. Son los ocho minutos, descanso aparte, en los que se hundió el Real Zaragoza en Vallecas y echó por tierra una gran primera mitad, donde atenazó al Rayo Vallecano con un juego serio, solvente y efectivo, dominando el centro del campo con la pareja Eguaras-Zapater y haciendo daño con el juego de Narváez y Alegría. Pero, con un 0-2 a favor, todo se difuminó hasta volver a caer víctima de sus errores propios que tanto daño están haciendo.

Cuando el partido estaba encaminado al intermedio con una clara ventaja para los zaragocistas, un misil tierra aire de Bebé desde 35 metros resucitó al Rayo, que no se enteró de la película hasta este minuto 40. Fue una falta marca de la casa del jugador rayista, que, si bien muchos de sus intentos golpean en las ventanas del edificio de detrás de la grada de Vallecas, esta vez acertó a colarla por toda la escuadra, imparable para Cristian Álvarez.

Nada más salir del descenso, pudo retomar la ventaja el cuadro de JIM, que, de nuevo, volvió a descomponer al equipo con unos cambios tardíos e incomprensibles. Bermejo tuvo el 1-3 tras una gran jugada de Nieto sobre línea de fondo, pero fue el Rayo quien acertó con la portería. Catena aprovechó un fallo en la marca de Jair, que ya falló ante el Real Oviedo hace 14 días, para empatar el partido.

Era cuestión de tiempo que el Rayo, acostumbrado a atacar con muchos hombres y por todos los flancos ofensivos, completara la remontada y terminara de hundir al Zaragoza. Pasado el 70, y un minuto después del primer movimiento táctico de JIM para reforzar el centro del campo con James, Vigaray comete un error garrafal al dejar muy corta una cesión atrás hacia Cristian, que aprovecha Álvaro García para resarcirse de su gol en propia puerta y dejar los tres puntos en tierras madrileñas.

Tras el partido, JIM reconoció que este partido obliga a realizar un análisis profundo del estado del equipo, asumiendo su “máxima responsabilidad” en la gestión del partido. “No es que duela más esta derrota, pero estás fastidiado y la semana será muy larga. Hemos hecho una primera parte muy brillante, con dos goles de una ejecución perfecta. Te vas dolido porque el esfuerzo de los jugadores no se traduce en puntos”, afirmaba el técnico.

Con ello, de verse en el descanso a cuatro puntos de la zona de descenso, el equipo vuelve a ver reducida su ventaja a solo un punto con prácticamente toda la jornada por jugar. Aunque es cierto que no entraría en descenso salvo goleada por cinco goles del Sabadell en Castellón y una victoria del Alcorcón en Almería, el Zaragoza podría finalizar la jornada en puntuación de descenso a falta de 12 partidos.

Print Friendly, PDF & Email